Llega a juicio oral la causa por el crimen de un diácono en Temperley

A casi dos años, el juez de Garantías 3 de Lomas de Zamora, Gustavo Gaig, elevó a juicio oral la causa por el crimen del diácono Guillermo Luquín, ocurrido en junio de 2019, en su vivienda de Temperley. Por el caso, hay dos detenidos, de 22 y 23 años.

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que la el juicio estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora.

Los detenidos llegarán imputados de “homicidio en concurso real con robo agravado”. Durante la investigación, la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora dispuso rechazar la excarcelación de los acusados.

Luquín era diácono y catequista en el Colegio Nuestra Señora del Carmen, ubicado en la zona de Villa Galicia en Temperley. Su muerte causó gran conmoción en esa comunidad donde era muy querido.

Según la investigación, el 9 de junio de 2019, alrededor de las 23, Roberto Javier Céspedes, de 22, y su pareja Leonel Iván Martínez, de 23, ingresaron en la vivienda de Luquín, ubicada en Bombero Ariño al 800, en Temperley.

Luquín y los dos imputados se conocían ya que vivían en el mismo barrio. Por eso, la víctima les permitió ingresar a su vivienda.

En el marco de un intento de robo, poco después, los dos jóvenes agredieron a Luquín. Primero lo golpearon en la cabeza con un cortafierro y con un velador, para luego efectuarle cortes con un arma blanca.

Esta terrible agresión le produjo la muerte al diácono. Luego del hecho, los dos sujetos escaparon con el teléfono celular, la billetera y una vajilla de la víctima.

Céspedes y Martínez se entregaron dos días más tarde en la Comisaría de Villa Galicia. Uno de ellos, en un video, declaró que habían sido víctimas de un intento de abuso por parte de Luquín y que, en ese marco, se habían defendido. Esto nunca fue acreditado en la causa que ahora espera el juicio oral.