Llavallol: Le dieron 10 años a un hombre que fusiló a su vecino de un balazo

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Lomas de Zamora condenó a 10 años y 6 meses de prisión a Jonathan Leguizamón que asesinó de un balazo a Darío Fernández, en un hecho ocurrido en 2018, en Llavallol.
En cuanto al móvil, desde el entorno de Leguizamón señalaron que su pequeño hijo le reveló a la madre que había sido abusado por Fernández. Esta situación – según la versión – llevó al ahora condenado a buscar al hombre acusado y matarlo.
Desde el entorno de la víctima, en tanto, aseguraron que en realidad Fernández mantenía una relación sentimental con la ex esposa de Leguizamón y que el descubrimiento de ese vínculo habría desencadenado en el homicidio.
Fuentes policiales informaron a DiarioConurbano.com que también fue condenado a 5 años y 4 meses para Gustavo Cañete Lazarte por entender que fue partícipe del homicidio.
La penal se aplicó en el marco de un juicio abreviado, en el que el fiscal Walter Distéfano solicitó las penas, las defensas aceptaron y esto fue convalidad por el tribunal. De esta manera se evitó el debate oral.
En el caso de Cañete Lazarte, por el tiempo que lleva detenido y el monto de la pena, continuará cumpliendo la condena con prisión domiciliaria, según se informó.
El homicidio tuvo lugar el 6 de noviembre de 2018 por la madrugada en una vivienda ubicada en Rauch y Santos Vega, en Llavallol.
Según indicaron fuentes judiciales indicaron a este portal, un hombre identificado como Jonathan Leguizamón, de 35 años, irrumpió en la casa, donde se encontraba Darío Fernández, de 36 años.
Sin mediar muchas palabras, Leguizamón sorprendió a Fernández y lo asesinó de un balazo en la cabeza. La víctima quedó malherida en la vivienda y fue trasladada de urgencia al Hospital Gandulfo, donde falleció a poco de ingresar.
En tanto, Leguizamón fue apresado a unas cuadras del lugar – luego de ser señalado por algunos vecinos – sin oponer resistencia.
Luego se detuvo a Gustavo Cañete, de 23, quien trasladó en su moto al asesino a la casa de la víctima, a sabiendas de que iba a cometer un crimen.
La causa – caratulada “homicidio agravado por el empleo de arma de fuego” – fue instruida por la UFI 5 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Gustavo Caram