Le dieron 7 años y detuvieron al ex portero de un colegio de Monte Grande por abuso y grooming

La jueza Mariel Alegre, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Lomas de Zamora, condenó este martes a 7 años de prisión y ordenó la inmediata detención del ex portero del tradicional Colegio Parish Robertson de Monte Grande. Fue hallado culpable abuso sexual y grooming (acoso a través de redes sociales). La víctima fue una alumna de ese establecimiento. El hombre había llegado en libertad al juicio y ya está detenido

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que el imputado es Ramón Espíndola, a quien la jueza consideró culpable de “grooming en concurso real con abuso sexual agravado por  ser el encargado de la guarda”. La fiscal de juicio Viviana Giorgi había pedido justamente la pena de 7 años que finalmente se aplicó.

Lo sorpresivo fue que la juez Alegre ordenó la inmediata detención de Espíndola, luego de que se leyera la condena, este martes, en los Tribunales de Lomas de Zamora.

En principio, se había buscado un acuerdo entre la fiscalía y la defensa en el marco de un juicio abreviado pero los representantes de Espíndola no acordaron la pena con Giorgi y eso hizo que se llegara a la instancia de juicio oral, informaron fuentes judiciales.

Fuentes judiciales señalaron que, según se determinó, el abuso y grooming cometidos por Espíndola, ocurrieron entre julio y diciembre de 2018 y la víctima fue una alumna de 14 años del Parish Robertson.

Un dato importantes de la investigación: la fiscal Verónica Pérez – que instruyó la causa – envió actuaciones de la causa a la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia para que evalúe el accionar del personal docente del colegio que – según la acusación – conocían las situaciones que provocaba el portero y no las denunciaron. Sin embargo, el organismo decidió archivar las actuaciones.

De acuerdo a la imputación, que convalidó la jueza, al hombre abusó sexualmente de la menor en el laboratorio del colegio de Monte Grande.

Además, en su investigación la fiscal Pérez, de la UFl N° 3 de Esteban Echeverría, había determinado también que el portero le enviaba a la alumna mensajes vía WhatsApp, fuera del horario escolar, para pedirle que lo llame y le envíe fotografías. De acuerdo a la denuncia original, también usaba ese medio para invitarla a salir del aula para encontrarse.

La detención se llevó a cabo en enero de 2019, luego de que la fiscal evaluara el testimonio de la víctima en Cámara Gesell y el peritaje que se le hizo al teléfono celular de ella. Pocos días más tarde, el juez de Garantías Javier  Maffucci Moore hizo lugar a la excarcelación de Espíndola, impidiéndole el acercamiento a la menor denunciante.

Tras la detención de Espíndola, se sumaron testimonios de ex alumnas que indicaron que el portero las abrazaba y les “mordía la oreja”. En este sentido, recordaron comenzaron a esquivarlo por sentirse “avanzadas” por el hombre.

La detención de Espíndola generó mucha conmoción en la comunidad del Colegio Parish Robertson de Monte Grande, donde mucha gente le tenía afecto, inclusive alumnos y ex alumnos.