Lanús: La chica que apareció ahorcada había denunciado 5 veces a su pareja por violento

Familiares y amigos de Milagros Candelaria Núnez, una chica de 20 años que fue encontrada por su cuñada colgada en la casa de su pareja, un hombre de 27 años, en el barrio Los Ceibos, en Lanús Este, rechaza la hipótesis de suicidio. “Ella lo había denunciado varias veces porque siempre le pegó”, expresaron.

En las últimas horas trascendió que la joven fue encontrada por su cuñada en el patio de una casa ubicada en Centenario Uruguayo y Almeyra, en el barrio los Ceibos, Lanús Este.  La causa está caratulada “suicidio“, pero los amigos de la chica están convencidos de que Candela fue “asesinada por su pareja”, a quien “había denunciado en reiteradas veces por violencia de género”.

Fuentes judiciales informaron a este portal que “no habría intervenido la pareja en la muerte, pero se investiga si pudo haber instigación” por las denuncias realizadas por los allegados en las últimas horas.

El día que ella murió discutieron. Él le pegó y la dejó encerrada. Después, se fue con el nene, que es hijo de los dos. Los vecinos relatan que ella gritaba, que pedía ayuda, pero nadie se quiso meter porque le tienen miedo a él y a su familia”, contó una amiga de la víctima -quien no quiso dar a conocer su nombre-, en diálogo con DiarioConurbano.com.

En la misma línea, la joven narró: “La cuñada comenta que ella estaba con Candela y que en un momento se quedó dormida. Dijo que en el momento en que ella se descuidó puede ser que ella se haya ahorcado, pero es mentira. Él la había dejado encerrada y ella estaba sola. La pieza donde la dejó encerrada no tiene ventana, no tiene nada, nadie sabe cómo hizo ella para salir de ahí y colgarse”.

Según el testimonio de la joven, Milagros Candelaria Núñez conoció a su pareja hace siete años. “Vivían juntos, pero cuando se peleaban, ella volvía a la casa de su mamá”, en Suipacha al 2400.

Él siempre le pegó. Era una relación donde se peleaban, se separaban y volvían. Cuando estaban peleados, él le enviaba mensajes, pidiéndole volver. Le decía que iban a estar bien y ella siempre volvía”, recordó.

Y aseguró: “Tenía cinco denuncias en contra de él. Ella tenía miedo. Le ha roto zapatillas y celulares. Tampoco se podía maquillar porque decía que se iba a ver con otro”.

Tras conocerse el hecho, familiares y amigos de la víctima realizaron una movilización desde la puerta de la casa de los padres de la joven, en la calle Suipacha hasta Centenario y Almeyra, donde vive el novio de la chica.

El caso fue caratulado “suicidio”. Intervino la Unidad Funcional de Instrucción descentralizada N°7 Lanús-Avellaneda y este viernes pasó en manos de la fiscalía especializada en violencia de género, a cargo de la Dra. María Soledad Garibaldi.