Lanús: A 5 años del crimen de Nicolás Vazquez, el ex policía acusado sigue prófugo

Tras cinco años del crimen Nicolás Vazquez, todavía no se detuvo al ex comisario que le disparó, Héctor Amarilla. El joven de 17 años fue asesinado el 25 de septiembre de 2013 tras una persecución policial. Si bien tiene pedido de detención nacional e internacional, las fuerzas de seguridad aún no lo capturaron. Anahí Vázquez, hermana de la víctima, aseguró en diálogo con DiarioConurbano.com: “Hay un gran encubrimiento de su paradero. Si no ponen las fuerzas necesarias para capturarlo, nunca lo van a hacer”.

Amarilla fue imputado por “homicidio doblemente agravado por alevosía y por su condición de funcionario público”. Nicolás había salido de un local de ropa deportiva, ubicado en la peatonal 9 de Julio y Oncativo en Lanús, sin haber comprado nada y Amarilla había comenzado a correrlo porque lo acusó de haber robado una remera. A las pocas cuadras, la víctima intentó mostrarle al efectivo que no había robado nada y el Policía le disparó en la nuca. “Después de que se comprueba el procedimiento de Amarilla, sale el pedido de detención y él se fuga”, indicó la hermana de Nicolás.

El imputado tiene pedido de captura nacional e internacional y hay una recompensa de 500 mil pesos por entregar al asesino. “Hay una corrupción total y tiene mucha banca el asesino. Al principio decíamos que no iba a pasar tanto tiempo pero él se maneja con mucha impunidad porque tiene encubrimiento”, aseveró Anahí quien fue atendida por varios funcionarios públicos a raíz del caso.

Amarilla tuvo seis causas más por abuso de la autoridad y fue exonerado de la fuerza  debido a que Anahí denunció que figuraba como activo siendo un prófugo de la Justicia. “Si se hubieran manejado bien, mi hermano estaría vivo. En el primer caso de Amarilla, que no tendría que ni existir ese caso, la Justicia no respondió, no actuó”, afirmó Anahí.

Nicolás murió en el acto luego de que Amarilla le disparara y según la familia de él, las pericias del hecho indicaron que el arma que apareció junto al cuerpo de Nicolás fue “apoyada por alguien”.

En este sentido, Anahí apuntó: “Amarilla se pegó un tiro para que piensen que fue un enfrentamiento pero Nicolás no tenía pólvora en el cuerpo y la bala que lo mató coincidía con el arma que después entregó su asesino”. Además resaltó que el Dermotest le dio “negativo”, es decir que no utilizó un arma de fuego sino hubieran quedado evidencias.

A su vez, aseguró que quiere “llegar a juicio con el asesino sentado en el banquillo”. “Yo quiero Justicia aunque me haya arruinado la vida por haber matado a mi hermano”, advirtió Anahí.  

Con respecto al trabajo que realizaron las partes, Anahí Vázquez opinó que el fiscal que tienen a su cargo la causa, Leonardo Kaszewski, trabaja  “muy bien pero que no hay gente que aporte datos del paradero”.