La suspensión del fiscal General de Lomas volvió a dividir a la Suprema Corte

En una nueva votación dividida, la Suprema Corte decidió extender la licencia compulsiva al fiscal General de Lomas de Zamora, Enrique Ferrari, por 60 días más. El magistrado se encuentra suspendido desde julio de este año.

Ferrari fue denunciado por el procurador bonaerense, Julio Conte Grand, y por fiscales y empleados de la Fiscalía General de Lomas de Zamora. En tanto, él hizo lo propio con el procurador a quien lo acusó de “armar causas”.

Lo llamativo de la decisión, es que el caso Ferrari volvió a marcar una grieta en la Suprema Corte, con el voto en disidencia del juez Eduardo De Lázzari que se opuso, en duros términos, a renovar la suspensión de Ferrari.

De Lázzari había cuestionado la primera licencia haciendo referencia a la situación de descontrol generalizado del Ministerio Público de Lomas de Zamora, situación que incluía a los propios denunciantes de Ferrari.

En esta oportunidad, en la resolución a la que tuvo acceso DiarioConurbano.com, el juez De Lázzari cuestionó a Conte Grand por la falta de avances en la investigación del manejo de la Fiscalía General de Lomas que había dispuesto en julio, justamente, la Suprema Corte.

En esa línea, también, cuestionó la designación de Carlos Baccini como fiscal General provisional. Para De Lázzari debía haberse convocado a un funcionario que no trabajara en Lomas, habida cuenta de la cantidad de causas por denuncias cruzadas que existen en ese departamento judicial.

De Lázzari también hizo hincapié en el escaso avance de las investigaciones por denuncias entre funcionarios judiciales originadas en Lomas. Dijo que todas tuvieron un escaso avance, a excepción del planteo de Ferrari contra Conte Grand que ´tuvo una rápida resolución: su archivo´”

De Lazzari aseguró que hubo “un incumplimiento total” de los pedidos que le hizo la Suprema Corte en julio al procurador Conte Grand. Y agregó que “no se hizo nada concreto” para mejorar la situación de la Fiscalía General de Lomas.

La extensión de la licencia compulsiva – en término concretos, una suspensión – a Enrique Ferrari fue aprobada con los votos de Luis Genoud, Hilda Kogan, Daniel Soria, Sergio Torres y Eduardo Pettiggiani. En tanto, De Lázzari se opuso.

La resolución volvió a marcar los cuestionamientos que un sector de la justicia le viene haciendo a la gestión de Julio Conte Grand. El caso del fiscal General Ferrari parece ser la punta del iceberg de una pelea que incluye no solo actores judiciales sino también políticos.