La figura de un tercer acusado sobrevuela la causa por el femicidio de Anahí

Anahi Benitez Dias

A poco de cumplirse 6 meses del crimen de la adolescente Anahí Benítez, hallada enterrada el 4 de agosto del año pasado en la Reserva de Santa Catalina, se abre una etapa decisiva en la causa: mientras la fiscal entiende que los dos detenidos son los únicos responsables del aberrante asesinato, la familia de la víctima insiste en la participación de por lo menos una persona más. En tanto, la defensa de Marcos Bazán – uno de los imputados – se prepara para volver a pedir su libertad. (Foto: Juan Dias)

 

Este sábado 3 de febrero, a las 17,30, la comunidad del ENSAM de Banfield – escuela a la que concurría Anahí – invita a una marcha que se realizará desde el tradicional establecimiento hasta la Plaza Grigera de Lomas. Se volverá a pedir justicia a 6 meses del crimen.

Mientras termina la feria judicial, la causa por el femicidio de Anahí sigue sumando testimoniales. “Desde la querella, particularmente la madre, aseguran que participaron más personas del crimen. Pero los testigos que se suman no aportan casi nada nuevo para avanzar en ese sentido”, confiaron fuentes judiciales a Diarioconurbano.com.

La mamá de Aní – representada por el abogado Diego Molea – ha expresado públicamente su convencimiento de que además de los detenidos – Marcos Bazán y Marcelo Sergio Villalba – en el terrible hecho participaron más personas.

Una de las titulares de la UFI 2 de Lomas, la fiscal Verónica Pérez es la que quedó al enfrente de la investigación, luego de que en un principio compartiera la tarea con su colega Fabiola Juanatey.

Pérez – indican quienes conocen la causa – no parece dispuesta a moverse de la versión de los hechos que fue convalidada por el juez de Garantías Sebastián Monelos y que ubica como únicos imputados a Bazán y Villalba.

Algunas versiones van más lejos: pronostican que, de no haber pruebas contundentes nuevas que señalen a otra persona como partícipe del abuso y asesinato de Anahí, a mitad de este año la fiscal pediría la elevación a juicio oral de la causa.

Mientras las pruebas contra Villalba son sólidas y su entorno no salió a defenderlo, los amigos de Marcos Bazán vienen sosteniendo su inocencia y han hecho distintos planteos, pero todos fueron rechazados. En el expediente, buena parte de la imputación contra este joven, en cuya vivienda los perros sabuesos marcaron que estuvo la víctima, está basada en prueba indirecta y en indicios.

Además de esta interpretación, Bazán nunca intentó escaparse. Su defensa prepara un nuevo pedido para que se lo deje en libertad hasta el juicio oral. No buscan atacar, por el momento, la acusación pero sí el hecho de estar detenido sin constituir ningún peligro para el trámite del expediente.

Y algo más, llegada la instancia de juicio oral, la defensa de Bazán – a quien muchos defienden creyendo que es un “perejil” – podría elegir el juicio por jurados. En ese escenario, se necesitaría el convencimiento de 10 de los 12 jurados populares – ciudadanos, no jueces – para lograr su condena.

En este marco, los primeros meses de este año serán cruciales para vislumbrar el futuro del voluminoso expediente.

Por el momento, Marcos Esteban Bazán y Marcelo Sergio Villalba se encuentran con prisión preventiva y son los únicos dos detenidos y acusados por el hecho.

Bazán quedó detenido por los delitos de “privación ilegal de la libertad en concurso real con homicidio triplemente calificado por su comisión mediante alevosía, criminis causa y mediando violencia de género”, y a Villalba le imputan esa misma carátula, pero le agregan también “robo”, por haberse apoderado del celular de la víctima, y “abuso sexual con acceso carnal”, ya que su ADN fue hallado en el cuerpo de la víctima.