La familia de Santiago Miralles denuncia salidas “fuera de la ley” de uno de los condenados

mirallessantiagoWalter Miralles, padre de Santiago – un pequeño niño de seis años asesinado por delincuente en 2005 – denunció en las últimas horas irregularidades por parte de la Justicia a la hora de hacer cumplir las penas que fueron previstas por el Tribunal Oral Federal Uno de La Plata hacia los acusados de matar a su hijo, como consecuencia de un pedido de salidas transitorias por parte de uno de los imputados por el hecho. En este sentido, Miralles, director de Asistencia a las Víctimas y Relaciones con la Comunidad del Municipio de Lanús, destacó al portal que “no es un caso puntual que corresponda por ley” en relación a las causas del pedido de salidas, y anunció que ya presentó un comunicado de oposición al respecto como querella en la causa.

Según indicó Miralles en un comunicado por Facebook, “el defensor oficial (de uno de los imputados), Doctor Guillermo Todarello” solicitó ante los Tribunales Orales en lo Criminal Federal de La Plata que “Henry Coito Machado, uno de los secuestradores y asesinos de nuestro hijo Santi, lo autoricen en forma mensual a visitar a su hermana de 15 años en su domicilio, debido a que sufre convulsiones”. En diálogo con Diarioconurbano.com amplió que antes de este pedido, el imputado ya tuvo el beneficio de las salidas, y aseguró que “la hermana de este asesino no tiene ninguna enfermedad grave ni terminal” por la que Machado deba dejar el penal.

Para la familia, “es evidente que está utilizando como pretexto la enfermedad de su hermana, enfermedad controlada llevando una vida normal con un buen rendimiento escolar, cursando tercer año”. Además, Miralles indicó al portal que “no hay manera, como plantea la defensa, de decir que las convulsiones fueron consecuencia de cuando detuvieron a su familia”, y como abogado afirmó que dicho otorgamiento de las salidas no es legal, ya que la persona que posee la enfermedad no es descendiente ni ascendiente del imputado.

Por otro lado, destacaron que “es importante recordar que sus padres (en relación a Coito Machado), también fueron condenados a perpetua y posteriormente el Tribunal redujo su condena, encontrándose a la fecha disfrutando a sus hijos en su casa de Ezeiza”. En este sentido, Miralles lamentó que “el Tribunal Federal 1 mágicamente bajó al matrimonio la condena a casi el 50 por ciento y quedaron en libertad”, pese a un juicio de tres meses que los condenó a perpetua.

En las primeras horas del jueves 23, Miralles presentó ante las autoridades judiciales “un escrito de oposición con fundamento lógico” para que se denieguen las salidas, y auguró: “esperemos que nos den lugar”. En esta misma línea, Miralles argumentó que “nada le impide a la menor ver a su hermano en la Unidad Penal” en la que se encuentra en el día de hoy, y calculó como un “riesgo” la posible fuga de Machado.

“Es inadmisible desde el Derecho y desde la lógica” sentenció Miralles, y afirmó: “si otorgan este beneficio, estamos fuera de la ley, y la Justicia pasa a ser injusta”. Por último, manifestó descontento por lo sucedido, ya que “bastante beneficios tuvieron los padres (de Machado)”.

El 13 de julio de 2005, su hijo Santiago, de seis años, fue víctima de un secuestro extorsivo cuyo desenlace fue fatal. Por el asesinato del niño, los cuatro acusados fueron condenados a cadena perpetua bajo la carátula de secuestro agravado de un menor seguido de muerte. Sin embargo, en 2012 uno de los acusados fue absuelto, mientras que los restantes vieron reducidas sus penas.

El pequeño había sido visto por última vez jugando en la vereda de su casa, en Canning. Al desaparecer, y de acuerdo a la investigación luego de unas horas fue la abuela quien recibió una llamada donde se exigía una alta cantidad de dinero para liberar al pequeño. Si bien los padres de Santiago lograron juntar una parte del dinero pedido, los secuestradores no se volvieron a comunicar. El cuerpo de Santiago fue encontrado tres días después, en el pozo séptico de una casa lindera a la de los Miralles.