La familia de Nicolás López quiere que se reactive la causa e investiguen a otras personas

La mamá de Nicolás López, un joven de 18 años brutalmente asesinado a la salida de un boliche de Lanús, en marzo de 2016, continúa su lucha para poner tras las rejas al asesino de su hijo. Hace unos meses, la justicia de Lomas de Zamora sobreseyó de la causa al único sospechoso. Ahora la familia de la víctima pedirá que se investigue a otras personas.

Hay muchas cosas que la justicia no investigó en la causa de mi hijo, por eso su asesino está caminando como si nada por la calle. No voy a abandonar mi lucha porque se lo prometí a mi hijo. La causa de Nicolás empieza de cero porque no se investigó bien. Yo estoy segura de quien mató a mi hijo, pero es la justicia la que tiene que investigar y condenar”, manifestó Silvana Vescovo, la madre de la víctima, en diálogo con DirioConurbano.com.

Hace unos meses, la justicia de Lomas de Zamora sobreseyó de la causa a Emanuel Maximiliano Ortiz, único sospechoso de matar a Nicolás López, en marzo de 2016. El hombre había estado tres años prófugo y luego se entregó. Sin embargo, tres meses después recuperó su libertad “por falta de pruebas”. “Si no hubiese hecho nada, no hubiera estado prófugo tanto tiempo”, remarcó la madre del joven.

Y continuó: “Aunque este chico fue absuelto y no puede volver a ser condenado, no me voy a detener. Ahora vamos a seguir por quienes estuvieron ese día en la pelea en la puerta del boliche hasta que encontremos a los responsables. La justicia tardó cinco años para decirme que este chico no es el asesino. ¿Entonces quién mató a Nicolás?”.

En la misma línea, adelantó que ahora se espera la resolución de la Cámara de Apelaciones y luego se pedirá que “se investigue a otras personas”. “Volver todo atrás es doloroso, pero no pienso abandonar mi lucha. A Nicolás lo mataron, alguien disparó y la justicia va a tener que encontrar al asesino de mi hijo”, sostuvo.

El hecho

Nicolás López fue asesinado el 19 de marzo, alrededor de las 07.50. Ese día, el joven de 18 años, acompañó a sus primos al boliche Kla-C, ubicado en Hipólito Irigoyen al 4200, en el partido de Lanús. En un primer momento hubo versiones sobre un intento de robo, pero nunca fue confirmada por los investigadores.

Tras una primera pelea, el conflicto siguió afuera, donde Nicolás recibe un balazo y cae desplomado. El primo de la víctima fue el principal testigo. Al declarar aseguró que el autor de los disparos fue Ortíz.

Tres años después del crimen, el principal sospechoso, se entregó a la justicia. Sin embargo, estuvo solo tres meses detenido y recuperó su libertad “por falta de pruebas”.