Juzgan a un joven por matar a un vendedor de armas de Mercado Libre en Adrogué

En el marco de un juicio por jurados, en los Tribunales de Lomas de Zamora, comenzó el debate oral por el caso Nelson Spirito, un hombre que vendía rifles de aire comprimido, asesinado de un tiro en en su casa de Adrogué, en enero de 2018. . Facundo Nahuel López es imputado por homicidio criminis causa, por robo agravado por el uso de arma de fuego y la tenencia ilegítima de armas.

La fiscal Marcela Dimundo afirmó que el acusado “con el fin de apoderarse ilegítimamente de una serie de mercaderías que vendía Spirito, le efectuó un disparo en la frente y huyó del lugar”. Según la acusación, luego del robo y asesinato, López guardó las armas en su domicilio en Laferrere, partido de La Matanza, sin estar registrado en el RENAR.

Nelson Spirito era abogado y tenía 52 años. En tanto, el imputado era estudiante y tenía 18 al momento del crimen.

El abogado defensor sostuvo que López fue a comprar los elementos “de buena ley” y que luego de una intimidación por parte de Spirito, “hubo un forcejeo y el arma se disparó”. “No hubo intención de matar ya que mi asistido fue con la plata. Tal vez se puede pensar en una legítima defensa”, aseveró el letrado.

El primer testigo de la jornada fue un vecino que relató que salió para la panadería y vio un auto estacionado enfrente de su casa y le llamó “la atención”. “En un momento alguien subió unas cajas al auto y al rato vino una vecina diciendo que habían matado a Nelson”, afirmó Fernandez.

También contó que cuando fue a la casa de la víctima, Spirito “esta tirado en el piso muerto y tenía una herida en la cabeza con sangre”.

“Yo si bien vi a una persona en el auto cuando salí de mi casa no podría reconocerlo. Parecía joven con una estatura de 1,70”, aseguró el testigo.

A su vez, un vecino del acusado que fue testigo del allanamiento a su casa contó que se encontraron varios tipos de armas y reconoció elementos que se requisaron ese día. “Revisaron el ropero, encontraron entre unos 25 a 30 rifles, una ballesta y varias pistolas”, sostuvo el testigo. Además describió que había una vaina escondida en un lapicero y que en el patio de su casa “había un balde con agua y unas zapatillas con sangre”.

En esta línea, el vecino del imputado contó que López “practicaba tiro” y les disparaba a “palomas o botellas”. “Ese día escuché que se dedicaba a vender algo por internet pero todo esto se encontró en su pieza”, afirmó.

El homicidio ocurrió el 14 de enero de 2018 cerca de las 10 hs en el domicilio de la víctima, ubicado en Martín Rodríguez 346. Según la investigación, López se “apoderó ilegítimamente y mediante la intimidación de un arma de fuego” de las distintas mercaderías que vendía Spirito –entre las que se encontraban armas de aire comprimido-. Con el fin de concretar el robo, se sospecha que López mató al vendedor y luego trasladó la mercadería a su casa en La Matanza.