Jurados condenaron a un policía por el asesinato de una joven en Temperley

Yanela JuicioXJurados Bandera

Un jurado popular de Lomas de Zamora declaró culpable a un ex policía bonaerense que fue juzgado esta última semana por la muerte de una joven de 17 años, ocurrido el 11 de abril de 2014, en el límite entre José Mármol, Almirante Brown, y Temperley. La decisión del jurado coincidió por lo pedido por la Fiscalía en los alegatos de cierre. Sergio Gómez fue condenado por la muerte de Yanela Yoryevich, de 17 años. En los próximos días, a través de la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 e Lomas de Zamora, se conocerá la pena que le corresponderá a Gómez, que se encuentra detenido desde el día de la muerte de la joven.

La fiscal del juicio, Marcela Dimundo, pidió al jurado que Gómez sea condenado por homicidio agravado por abuso de autoridad, al entender que el ex policía “abusando de su calidad de policía” realizó una “injustificada persecución” hacia Yanela y las otras tres personas que ocupaban el auto en el que se trasladaban. En la misma, Gómez “efectuó disparos”, uno de ellos impactó en el tórax de Yanela, o Lila como la llaman sus familiares, quien agonizó por más de 10 días en el Hospital.

“La finalidad clara fue matar a cualquiera de los ocupantes del Duna” sentenció Dimundo, desestimó la versión de un posible enfrentamiento que planteó el acusado en su posibilidad de declarar en el juicio. “El auto del imputado no tuvo ningún impacto balístico que pueda comprobar lo que, en soledad, dijo Gómez” manifestó.

Además, la representante del Ministerio Público Fiscal aseguró que Gómez tuvo “un desprecio a la vida humana” al momento de disparar.

Al momento de pedir al jurado que tomen un veredicto condenatorio, la fiscal pidió que sea por homicidio agravado por abuso de autoridad, o en caso contrario agravado por el uso de arma de fuego. En esta línea, instó a que también sea declarado culpable de portación ilegal de armas, por las dos armas que le fueron encontradas a Gómez en su casa, sin estar registradas a su nombre.

Por otro lado, la defensa del acusado –llevada adelante por los letrados Pablo, Ezequiel y Cristian De Fazio– mantuvieron la inocencia de su defendido, y pidieron al jurado que voten a favor de la absolución de Gómez, a partir de considerar el hecho como un acto de legítima defensa. Caso contrario, llamó a que el mismo sea caratulado como exceso en la legítima defensa, y como última instancia, homicidio culposo.

En sus alegatos, los letrados –representados por Cristian De Fazio– manifestaron que el hecho que ocurrió fue porque Gómez “quiso defenderse” de un ataque. “Esta defensa no pone en duda que Lila fue una víctima, pero Sergio también es víctima del accionar de los dos sujetos que iban adelante” en el Fiat Duna, destacaron.

En esta línea de alegatos, De Fazio afirmó que “para hablar de un homicidio, tiene que haber una intención, y no fue así” en este caso, y llamó a los jurados a basarse en la prueba como principal argumento. “Sergio Gómez es una persona honesta, que obra con la ley” indicó, y le pidió a los miembros del jurado que “no se dejen engañar, ni confundir” por el “circo payasesco” que representaron los testigos que se presentaron en las tres audiencias de prueba.

El hecho ocurrió el 11 de abril 2014, cuando dos jóvenes estaban cargando gas en el Fiat Duna en el que se movilizaban, en la estación de servicios ubicada en la avenida Eva Perón y Cabred, en Temperley. Allí, se cruzaron con dos amigas Yanela Ayelen Yoryevich y Nataly Yovynovicz. En ese momento, cuando dejaba la estación de servicio, fueron interceptados por Peugeot 307. Según la elevación a juicio oral a la que tuvo acceso DiarioConurbano.com, el conductor de ese auto –el policía Sergio Gómez- no se identificó, le apuntó con un arma a los jóvenes y les gritó: “bájense porque los mato”.

Al creer que eran víctimas de un intento de robo, los jóvenes decidieron escapar y fueron perseguidos por Peugeot 307, que conducía Sergio Gómez. Los ocupantes del Fiat Duna relataron que Gómez comenzó a dispararles en la persecución y que Yoryevich gritó “me dieron”. El conductor del auto detuvo su marcha en Conscripto Bernardi y Chayter, en José Mármol, partido de Almirante Brown.

Yanela falleció el 24 de abril del mismo año, en el Hospital Gandulfo como consecuencia de las heridas recibidas. Ese mismo día, el fiscal de Lomas de Zamora dispuso el allanamiento de la vivienda de Gómez y su detención. En la casa del policía fueron halladas dos armas, de las cuales el imputado no tenía los papeles que acreditaran su propiedad, y una de ellas se comprobó que había sido secuestrada en un operativo realizado por personal de la Comisaría de Parque Barón, donde trabajaba Gómez.