Juicio por jurados en Lomas: Mató a su vecino a balazos y dijo que fue “sin intención”

En la primer jornada del juicio por Saúl Ezequiel “el Choco” Torres, un hombre asesinado por un vecino en el barrio San José, partido de Almirante Brown, en 2017, el imputado por el crimen de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y tenencia ilegal del arma, declaró que no tuvo “intención de matar a nadie”. El juicio se lleva a cabo con la modalidad de juicio por jurados y el juez mediador pertenece al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC)  10 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

Mientras la fiscal a cargo de la causa, Marcela Dimundo, aseguró que el imputado, Juan Ramón Niveyro, “efectuó tres disparos con el fin de causarle la muerte a Torres”, el abogado defensor, sostuvo que en el caso de que lo haya hecho con intencionalidad fue “en legítima defensa”. El hecho ocurrió en la calle Sánchez entre El Chaja y Belgrano, del partido de Almirante Brown.

En su declaración, Niveyro explicó que el día del hecho, el 27 de abril de 2017, estaba en su casa, escuchó ruidos en el portón y cuando vio a la víctima con medio cuerpo al intentar pasar el portón, “le grito para que se vaya”.

“Yo pensé que estaba armado y no se iba cuando yo le decía. Tenía mucho miedo, entonces fui a agarrar el arma y disparo dos veces al aire para asustarlo. Cuando voy a bajar el arma, se me escapa el tercer tiro”, aseveró Niveyro, quien reconoció el arma calibre 32 largo.

Según lo que relató el imputado, desde los 18 años tenía el arma y cuando la compró no le habían dicho “que tenía que registrarla”. “Yo llamé al 911 y a la ambulancia luego de lo que pasó, les dije que podía haber alguien herido pero nunca quise matarlo”, reiteró el acusado.

Entre los testigos que se presentaron, declaró una vecina lindera de Niveyro, Priscila Gómez, quien aseguró haber visto el hecho. “El señor le disparó mientras el Choco estaba de espaldas y lo vi tambaleándose. En ningún momento vi al Choco subido al portón”, afirmó la vecina. Gómez explicó que al principio pensó que era su padre el que estaba con Niveyro, y que ambos comenzaron a discutir porque los perros de Niveyro ladraban. “El Choco no tenía un trabajo estable, siempre estaba tomado pero era una buena persona”, indicó la testigo.

Además, presentó su declaración Florencia Yamila Molina, otra de las vecinas del imputado, quien afirmó no haber visto nada. “Yo salí después de lo que pasó porque escuché disparos y me metí para adentro. Cuando me fui, vi al chico tirado boca abajo”, describió Molina.

También dio su testimonio Luisa Tibian, una vecina del barrio, que cuando llegó a la esquina de Sánchez y El Chaja, escuchó el disparo. “Yo no lo vi a Ramón disparar, pero cuando veo a Ezequiel boca abajo, corro hacia donde estaba tirado”, explicó ante el jurado. Niveyro luego de las declaraciones de las testigos, pidió declarar nuevamente y negó la versión de Gómez. “Ella no pudo haber visto nada de lo que dijo”, manifestó el imputado.