Jueces, fiscales y defensores de Lomas debatieron sobre la aplicación de la prisión preventiva

Funcionarios judiciales  de Lomas y especialistas en Criminología debatieron sobre los peligros procesales de la prisión preventiva. La charla fue organizada por la Facultad de Derechos de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora y por el Centro de Estudios Judiciales.

La actividad se realizó por zoom y los moderadores fueron Federico Navascues y Mariano D´Ambrosio.

La conferencia titulada “Prisión preventiva: Peligros procesales. Una mirada desde la práctica y la sociología de la justicia penal” tuvo como primera oradora a la defensora oficial de Lomas, Yanina Invernizzio.

“La prisión preventiva aparece para intentar cubrir la incapacidad del Estado para brindar igualdad de oportunidades”, sostuvo. Y aseguró que “se aplica la selectividad del sistema penal y se utiliza de manera indiscriminada muchas veces el encierro preventivo”.

“El Estado supone que siempre si alguien tiene antecedentes va a eludir la acción de la justicia y se le debe aplicar la prisión preventiva. Pero hay que recordar que el Estado debe resocializar al reo, no es una obligación de él”, planteó la defensora oficial.

“Deberíamos reconocer las falencias que tenemos como Estado y comenzar a repensar el tema de la prisión preventiva”, propuso.

Por su parte, Ezequiel Kostenwein, Magister en Criminologia y Doctor en Ciencias Sociales, propuso “pensar la prisión preventiva como una práctica judicial compleja, que va más allá de lo que prohíbe”. Y agregó: “Debemos analizar cómo se justifica que competencias despliega el aparato judicial para aplicarla”.

Señaló la posibilidad de abarcar el tema desde un enfoque judicial, extrajudicial, jurídico y de conjunto, y alertó que “hay un débil control judicial sobre la motivación por la que se aplica la prisión preventiva”

En tanto, la fiscal de Lomas de Zamora, Marcela Dimundo, señaló que “hay una escalada de violencia en la sociedad que debe ser abordada”. Y preguntó: “¿Creen en el Derecho Penal o debería abolirse?. La prisión preventiva es una herramienta del Derecho Penal”.

Dimundo dijo que “hay una inflación punitiva y nos duelen los presos”,  pero planteó: “¿qué herramientas nos dan la criminología y las ciencias sociales para afrontar las situaciones de inseguridad?”.

“Los conflictos violentos como los actuales no se pueden autogestionar”, opinó. Y propuso: “Gestionar y escuchar a las víctimas para que también sepan lo que es estar presas”

“Lograr eficacia no es aplicar el juicio abreviado solamente”, aclaró y destacó que la figura del juicio por jurados acerca la gestión de la justicia a los ciudadanos

A su turno,  Jorge W. López, titular del Juzgado de Garantías 1 de Lomas de Zamora, consideró que “otorgarle la responsabilidad del encierro solamente al Poder Judicial corresponde a una mirada parcial”.

“El poder político avaló recientemente el llamado ´fallo Violini´ y luego criticó a los jueces que lo aplicaron”, recordó.

En tanto, destacó que “el proceso de flagrancia permite escuchar a los detenidos y es una oportunidad para las medidas alternativas”.

“En los casos de violencia de género trabajamos con ONG´s con los imputados porque si no lo hacemos, el victimario va a repetir el ciclo”, dijo el magistrado, a la vez que sostuvo que “el juez del siglo XXI debe involucrarse más, dictar una prisión preventiva con lenguaje claro, y explicar claramente los peligros procesales”.

“También hay que explicar que una prisión preventiva también se puede revertir en una instancia superior”, agregó.

Por su parte, Mariano Hernán Gutierrez, Magister en Criminologia y miembro del Programa de Estudios sobre Control Social del Instituto Gino Germani (UBA), opinó que el operador judicial “dicta una prisión preventiva el convencimiento de la persona que tiene enfrente es culpable”, y agregó otros factore, entre ellos el repudio.

“El encarcelamiento está muy arraigado en el sistema de justicia y es demandado por amplios sectores de la sociedad. Y ahí juegan los medios de comunicación, muchas veces. Hay una idea del encarcelamiento como putrefacción”, alertó.