Investigan a una banda acusada de cometer entraderas en Monte Grande

La Justicia de Lomas de Zamora investiga una banda delictiva dedicada a entraderas, que realizó varios golpes en Monte Grande, informaron fuentes policiales. Uno de los integrantes está identificado y ya se realizaron varios allanamientos pero aún no hay detenciones.

Todo comenzó en octubre de 2018 cuando Martín Casiraghi, vecino de Monte Grande y funcionario de la Municipalidad de Ezeiza, denunció ante la UFI 1 de Esteban Echeverría que tenía información fehaciente que lo estaban por asaltar. Se dispuso su custodia por unos días y luego se le retiró.

En diciembre de ese año, intentaron ingresar en su vivienda de Jewett al 100, en Monte Grande. El robo se frustró por el llamado de familiares y vecinos al 911. Este caso incluyó también una persecución policial a los delincuentes con los que no se pudo dar.

La denuncia de este segundo caso recayó en la UFI 2 de Echeverría, a cargo de la fiscal Verónica Ciufarelli. La familia de la víctima cuestionó que este hecho no fue investigado adecuadamente.

“Recurrimos varias veces a la fiscalía que tenía esa causa y no obtuvimos una respuestas. Reclamábamos que aceleraran la investigación porque estábamos en peligro. Y no nos equivocamos, nos desprotegieron y Martín volvió a sufrir otro golpe”, explicó la madre de Martín Casiraghi, Yolanda Murphi, a DiarioConurbano.com.

El 31 de julio de este año, el grupo delictivo volvió a la vivienda de Martín Casiraghi pero esta vez lograron forzar el ingreso. En la puerta los esperaba una camioneta Surane blanca.

Los ladrones golpearon al hombre y a su esposa, y se llevaron solamente el dinero que tenía en la casa. Este hecho quedó reflejado por las cámaras de seguridad de la víctima y se ve cómo ingresan los sujetos y llevan el dinero.

En esa ocasión, la denunciante fue la hermana de la víctima  quien llamó al jefe Distrital de la Policía pidiendo el envío de móviles al lugar.

A partir de este segundo hecho, la fiscal Ciufarelli y se excusó y comenzó a intervenir la UFI 1 a cargo del fiscal Andrés Devoto.

En función de la investigación, con datos aportados por la familia de la víctima, el fiscal dictó órdenes de allanamiento que se concretaron. No obstante, no pudieron detener aún al único imputado que tiene la causa.

La mamá de Martín Casiraghi denunció que tienen “un sentimiento de de impotencia e inseguridad porque esta banda de delincuentes está en la calle, conoce nuestros movimientos y puede volver a hacerlo”. En ese sentido, reclamó que se acelere la investigación y se identifique a los otros delincuentes además del único imputado.

“Además, vemos que en nuestra zona falta patrullaje y no hay móviles. Eso nos deja aún mas desprotegidos”, explicó Yolanda Murphi.

Los investigadores no descartan que el grupo delictivo investigado sea el autor de otras entraderas que en los últimos meses sufrieron vecinos de Monte Grande.