Homicidio en San José: Para la fiscal, el acusado le disparó a la víctima por la espalda

morgue

En la segunda jornada del juicio por jurados por el caso del crimen de Saúl Ezequiel “Choco” Torres, ultimado por su vecino en el barrio de San José, partido de Almirante Brown. Mientras la fiscal, Marcela Dimundo, afirmó que fue un “homicidio intencional”, el particular damnificado que defiende a Juan Ramón Niveyro, sostuvo que fue “en legítima defensa” y pidió que en el caso de que se lo condene no sea por homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

El juicio es por jurados, un proceso en el que 12 ciudadanos deberán decidir si el imputado es inocente o culpable.

Dimundo indicó que el imputado disparó “cuando Torres estaba de espalda” y que “no se pudo acreditar una agresión por parte de la víctima”. “No es un accidente como dijo el imputado que se le escapó el tercer disparo. El arma apuntó al corazón”, aseguró la fiscal quien desestimó que haya sido en legítima defensa debido a que la víctima estaba “abandonando el lugar”. El hecho ocurrió el 27 de abril de 2017 en la calle José Sánchez entre Belgrano y El Chaja alrededor de las 15.30 horas.

Niveyro no era legítimo usuario porque no tenía autorización legal y según Rodríguez Paquete, el perito citado a declarar, la herida del arma tuvo una trayectoria de atrás hacia adelante, es decir que fue el impacto por la espalda lo que causó que cayera boca abajo.

Dimundo retomó el testimonio de Priscila Gómez, quien vio desde la ventana de su casa cuando su vecino le disparaba a Torres. La fiscal también explicó que “la adicción es una enfermedad” y que el barrio no era inseguro por la víctima, sino “por los tres disparos de Niveyro”. “La víctima no pudo salir de la droga, no tuvo las condiciones para hacerlo y que no haya podido recuperarse no justifica a nadie a matarlo”, manifestó la representante del Ministerio público fiscal.

Por su parte, el abogado defensor, apuntó que “Niveyro defendió su vida y su casa” y que “no quiso provocar esa situación”. “Torres ingresó y mi defendido intentó disuadirlo con dos tiros al aire pero fue imprudente con el arma porque no la uso nunca en su vida y efectuó un disparo involuntario”, describió el abogado de Niveyro.

También afirmó que “el arma tenía fallas porque era vieja” y negó la legitimidad del testimonio de Gómez. “Si consideran que Niveyro fue negligente en el uso del arma, el derecho castiga esa negligencia con cinco años de prisión, si consideran que fue un exceso de legítima defensa también son cinco años. Pero lo pedido por la fiscal es una condena a muerte”, aseveró el abogado.

Antes de la etapa de alegatos, se presentó Lorena Soledad Banegas, vecina que vive en la esquina de Sánchez y Belgrano, a pocos metros del hecho. La mujer aseguró que aquel día Torres “estaba empastillado” y que “era maleducado y atrevido”.

“Choco había robado una bicicleta del Club y había intentado entrar a mi casa a robar una Play y venderla en la feria”, manifestó Banegas, quien relató que la víctima “se juntaba en la esquina a tomar”. Por el mismo lado, la defensa pidió darle lectura a una causa en la cual se imputó a Torres por robo simple y luego fue sobreseído por falta de pruebas.