“Hay el doble de población que debieran tener los penales”, advirtieron jueces bonaerenses

A partir de un informe elaborado por la Red de Jueces Penales Bonaerenses, se determinó que la crisis de sanidad dentro del servicio penitenciario y la pandemia de covid-19 constituyen un “cóctel explosivo que es preciso desarticular”. La organización sostuvo que  a pesar de la pandemia en el fuero penal el trabajo producido fue muy similar al del 2019. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Jorge López, vicepresidente de la Red de Jueces Penales y juez de Garantías de Lomas de Zamora, afirmó: “Tenemos el doble de población de lo que deberían tener las cárceles. Creo que para abordar este tema necesitamos una mirada multidisciplinaria y debemos preguntarnos para qué encarcelar, la función de la cárcel y hacia dónde queremos ir”.

Se estima que son casi 50 mil presos, de los cuales 45 mil permanecen encerrados en unidades penitenciarias cuando hay cupo solo para 24 mil internos. Y son más de 4 mil las personas en dependencias policiales, los cuales cuentan con una capacidad máxima de mil.

En este sentido, López consideró que la superpoblación en las cárceles genera que las comisarías estén igual porque no pueden ser trasladados por falta de cupos. “Es peligroso porque tenemos mini alcaldías con personas que no están formadas para el tratamiento con detenidos a largo plazo, eso genera una carencia de efectivos policiales que deben realizar otras tareas”, aseguró el juez.

Pocos días antes del decreto de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), se había informado sobre la situación en los contextos de encierro en el ámbito provincial, que constituía un foco de propagación de enfermedades.

En ese momento el poder judicial instó a los otros poderes a realizar algunas medidas para mejorar las condiciones de vida en las cárceles y también se tuvo en cuenta el código de procedimiento para mantener la detención fuera del ámbito carcelario en un domicilio por monitoreo electrónico. 

Con respecto a los enfermos por covid-19 en el Conurbano Sur, López argumentó que se vio un “bajo nivel de afectados en personas de encierro en comisarías” y que en un principio se respetó los protocolos difundidos por la OMS. “Hubo tres personas del personal policial fallecidos, un detenido por covid que tenía enfermedades preexistentes en zona sur y en el servicio penitenciario hubo afectados pero no muertos”, aseveró.

Según lo relatado, en Almirante Brown hubo una “buena forma de trabajo” porque se hicieron capacitaciones a todo el personal policial para acatar los protocolos.

“Brown armó una comisaría para tener los aislamientos de 14 días y después hacer traslados. Y el día del motín en octubre en Lomas se armó un hospital de campaña hasta que se arme un hospital que está proyectado en la Unidad 40”, destacó el vicepresidente de la Red de Jueces Penales.