Grave: Para el presidente de la Suprema Corte, creció la cantidad de “causas armadas” en la Provincia

El presidente de la Suprema Corte boanerense, Eduardo De Lazzari, advirtió sobre el crecimiento de las “causas armadas artificialmente” en la Provincia y detalló que “hay abusos de testigos de identidad reservada, de arrepentidos, de factores de presión que inducen, fomentados y fogoneados por ciertos medios de prensa, a dictar condenas mediáticas”.

De Lazzari brindó un discurso en la apertura de las V Jornadas de Actualización de la Red de Jueces Penales Bonaerenses.

El magistrado comenzó con un duro cuestionamiento al crecimiento de los pedidos de jury a funcionarios judiciales en la Provincia.

“He notado un crecimiento exponencial de una situación en la cual, frente al desagrado o la disconformidad con una decisión judicial, inmediatamente se recurre a la denuncia contra el magistrado y estamos tramitando procesos de enjuiciamiento en los que son absolutamente cuestiones de tipo jurisdiccional, inclusive confirmadas por los tribunales superiores. Y ese inclusive da lugar a que se tenga que seguir todo un proceso en el cual hay que convocar a todo un tribunal, hay que hacer un sorteo de legisladores y de conjueces abogados, hay que hacer audiencias, reuniones, para finalmente desestimarlo, pero con un desgaste y con una incertidumbre que genera para el magistrado que realmente es injusta y que realmente no debiera ser de esa manera”, detalló el presidente de la Suprema Corte.

En tanto, sostuvo que “hay otro dato de la realidad que se podría denominar ´el abuso del proceso judicial penal´. Es un dato que empezó a percibirse con mayor nitidez en el orden federal pero que ahora muestra sus síntomas también en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires”.

Y en esa línea fue más específico: “Estoy hablando de causas armadas artificialmente, estoy hablando de abusos de testigos de identidad reservada, de arrepentidos, de factores de presión que inducen, fomentados y fogoneados por ciertos medios de prensa, a dictar condenas mediáticas y que llevan a un panorama sinceramente deplorable, en donde influyentes de todo tipo, espías, traficantes de escuchas telefónicas, con ciertas complicidades de algunos magistrados y miembros del Ministerio Público, terminan por generar un panorama que es absolutamente preocupante”.

De Lazzari opinó que la única manera de combatir todo eso es con el Derecho. “Con la ley en la mano tenemos que salir al cruce de esos, que por suerte no son generalizados, pero que realmente significan amenazas. Y el derecho ejercido con firmeza, con valentía, con independencia”, argumentó.

Por otra parte, el juez afirmó que el Poder Judicial “no puede ser el tributario de los otros poderes, no puede ser la Cenicienta, no puede depender de los dictados que se hagan desde los poderes políticos. Si ponemos el hombro en ese menester, creo que podremos salir al cruce de ese panorama sombrío que estaba mencionando”.