Femicidio de Evelyn Nuñez: La causa no avanza y no hay detenidos

A tres años del femicidio de Inmaculada Concepción “Evelyn” Nuñez, una mujer asesinada en el barrio Santa Catalina, en Lomas de Zamora, en diciembre de 2017, la causa sigue sin detenidos ni sospechosos y su familia denunció que la justicia no avanzó en la investigación. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Gabriel Ávalos, el hijo de la mujer, opinó: “No hay nada nuevo, la pandemia facilitó la lentitud y modificó un montón de cosas que no se pueden hacer pero se cumplieron tres años y sigo sin saber quién le hizo esto”. 

Desde un inicio, la investigación sufrió algunos tropiezos ya que en la cuadra en la que se encontró a Evelyn no había cámaras, ni hubo testigos directos del hecho. La última interacción registrada de Evelyn fue un audio de Whatsapp desde San Juan y Facundo Quiroga, en Santa Catalina. 

“Cargar con la incertidumbre te come la cabeza. Mi mamá salió de mi casa hace tres años y la mataron, nunca volvió. Es abrumador porque el Estado no te ampara, hoy en día matan a cualquier mujer y sos un número más”, señaló.

Los familiares de la mujer destacaron que “no hay un compromiso con la gente que reclama justicia” y que los resultados de la autopsia no pudieron determinar cuál fue el causante de muerte por el avanzado estado de putrefacción del cuerpo. 

En este sentido, Gabriel relató que “debido al estado del cuerpo no se pudo determinar si fue envenenada o ahorcada”. “Necesito justicia, saber qué pasó y por qué. Yo no puedo pagar otro perito, es responsabilidad del Estado averiguar quién le hizo esto”, aseveró.

El cuerpo de la mujer se encontró el 29 de diciembre del 2017 cerca de las 8 de la mañana entre Diagonal 55 y 59, en Santa Catalina luego de que permaneciera dos días desaparecida. Se supo que Evelyn había enviado un audio a seis cuadras de distancia de donde fue hallada, es por eso que sus hijos reclamaron que se periten las llamadas y conexiones con otros contactos.

También tuvieron que luchar por el cambio de caratula debido a que en un principio la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora había determinado que era un homicidio, y luego como femicidio. 

“Fue toda una lucha modificar la causa y después reclamar la aplicación de la Ley Brisa que nunca me la dieron porque te piden un procesado y en el caso de mi mamá se sigue sin saber”, argumentó Gabriel.