Femicidio de Anahí: Piden la elevación a juicio con acusación alternativa a Bazán

La fiscal de Lomas de Zamora, Fabiola Juanatey, solicitó la elevación a juicio oral del femicidio de Anahí Benítez, ocurrido en agosto de 2017, en la Reserva Natural de Santa Catalina. En el banquillo de los acusados estarán Marcelo Villalba – imputado de homicidio agravado y violación – y Marcos Bazán, a quien la fiscal también le imputa el crimen pero planteó una acusación alternativa de encubrimiento.

Si novedades en cuanto a las pruebas que sustentan la acusación, el cambio se produjo en la acusación a Bazán. La fiscal planteó la imputación original de homicidio agravado en perjuicio de Anahí pero planteó la acusación alternativa de “encubrimiento” por si no prospera la primera.

En las próximas semanas el juez de Garantías 4 de Lomas de Zamora, Sebastián Monelos, deberá decidir si avala el pedido de Juanatey. Luego, se sorteará el tribunal oral que intervendrá en el juicio. Se estima que el debate se desarrollaría en la segunda mitad de 2019.

“La acusación alternativa demuestra que no hay tanta certeza sobre la imputación contra Bazán. Se va a llegar juicio con la posibilidad clara de no llegar a dar con los asesinos de Anahí”, sostuvo María del Rosario Fernández, abogada de Bazán, en diálogo con DiarioConurbano.com.

Y agregó: “No sabemos cómo probarán el delito de encubrimiento si Bazán y Villalba no se conocen”.

La letrada también destacó que “no se agregaron pruebas contra Bazán desde su detención, lo que fortalece nuestra postura sobre su inocencia”.

El 29 de julio de 2017, Anahí Benítez, de 17 años, salió de su casa de Parque Barón, en Lomas de Zamora, a caminar unas cuadras hacia el Parque Municipal Eva Perón y, al no regresar, su familia denunció su desaparición y comenzó su búsqueda.
El viernes 4 de agosto su cadáver fue encontrado desnudo, con lesiones cortantes y contusas en el rostro y la cabeza, enterrado en la Reserva Natural Santa Catalina, y la autopsia determinó que había muerto por asfixia por sofocamiento.
Dos días después, Bazán fue detenido luego de que perros rastreadores marcaron su casa, ubicada a 300 metros del lugar del hallazgo, y donde se encontró una olla con arroz similar al encontrado en el estómago de la víctima, ropa de mujer, pelos y manchas de aparente sangre.
En otro procedimiento realizado en la vivienda, la fiscalía secuestró granadas de humo, plantas de marihuana y hongos que se analiza si son comestibles o alucinógenos.
Poco después fue detenido Marcelo Villalba, un vecino de Llavallol, al descubrirse que había tenido en su poder el celular Samsung Core de la víctima.
Este hombre aseguró en una indagatoria que encontró el teléfono tirado en una vereda con pasto, le quitó la funda, le pidió a su hermano que lo desbloqueara y con un nuevo chip se lo regaló a su hijo.

La prueba más fuerte contra Villalba es el ADN positivo extraído del cuerpo de la víctima.

 

Foto: Juan Dias