Familiares de Viviana Giménez pidieron justicia tras su femicidio

Familiares y allegados de Viviana Giménez, la mujer asesinada de un escopetazo en la boca por un vecino de 75 años que la acosaba desde hacía un año, se reunieron en los Tribunales de Lomas de Zamora para pedir que el imputado por el femicidio, el ex policía Osvaldo Valenzuela, no sea beneficiado con prisión domiciliaria.Que éste hombre quede preso y no cumpla arresto domiciliario porque no tenemos garantías de que él no nos va a matar”, confesó a DiarioConurbano.com Diana Paz, la hermana de la víctima.

A más de un mes del femicidio en Parque Barón, se congregaron para pedirle a la jueza Marisa Salvo que “no le dé el beneficio de prisión domiciliaria que él (Valenzuela) pide por su condición de ex policía, por sus 75 años y porque es insulino dependiente”, explicó la hermana de Viviana, Diana Paz, en diálogo con DiarioConurbano.com.

En ese sentido, señaló que “la condición de diabético no le impide estar preso porque en la cárcel le pueden dar insulina y además es algo que no le impidió cruzarse y matar a mi hermana, como tampoco le va a impedir el que pueda matarnos a alguno de nosotros”, advirtió.

“Él siempre le dijo ‘yo te mato, total voy a cumplir la condena en mi casa’. Eso es lo que no queremos, porque vivo al lado de la casa de mi hermana y tenemos miedo”, reveló en tanto.

Por eso, Diana expresó su preocupación sobre la eventual vuelta al barrio de Valenzuela: “Si la justicia es verdadera, que éste hombre quede preso y no cumpla arresto domiciliario porque no tenemos garantías de que él no nos va a matar”.

En cuanto a los episodios de acoso a su hermana, relató que el femicida “la acosó tanto que ella tenía pánico” y reveló que tras hablar con los vecinos del barrio éstos le informaron que “tiene muchísimas denuncias de todos” y que otra mujer que vive casa por medio de la suya fue otra víctima de los acosos del ex policía durante tres años. “Le hacía lo mismo que a mi hermana, siguiéndola, llamándola y molestándola”, puntualizó.

Por otra parte, Paz denunció que tanto ella como otros familiares están recibiendo amenazas por parte de la hija de Valenzuela, quien según le indicó a éste portal “es de la Policía Federal y custodia de la ministra Patricia Bullrich”.

A su vez, la hermana de Viviana confesó que tiene “una sensación de indignación total” y se preguntó: “¿Por qué vale más la vida de él que la de mi hermana?”, al tiempo que criticó al femicida

“Tenés que ser un degenerado para matar a una persona de un escopetazo en la cara, él quiso causar el mayor daño posible y siendo policía retirado de la Federal tenía conocimiento de armas, de Código Penal y todo el resto”.

“No quiero que tenga beneficios, quiero que la justicia sea justa porque una persona que le quita la vida a otra no tiene que tener más derechos que la otra a la que mató”, finalizó.

Si bien la espera por una reunión con la jueza de garantías Marisa Salvo fue infructuosa pese a las promesas de recibir al entorno de la víctima, la abogada de la familia, Claudia Perugino, adelantó que el próximo jueves 6 desde las 10.00 volverán a intentar hablar con ella.

“Quiero que la jueza me de cinco minutos. Como madre quiero hablar con ella y que me mire a la cara para saber quién es la jueza que le va a dar el arresto domiciliario al asesino de mi hija”, expresó Beatríz, la madre de Viviana entre lágrimas tras el encuentro con la secretaria de la magistrada.