Esperan la pena máxima para el acusado de asesinar a un joven en un tiroteo ocurrido en Budge

En el marco del juicio por Sebastián Miranda, un joven asesinado en un enfrentamiento entre bandas que vendían paco en Budge, la familia espera que uno de los pocos testigos del homicidio declare ante el Tribunal. “Los testigos tienen miedo de hablar pero uno pudo reconocer el auto y a uno de los que manejaba”, afirmó María, madre de la víctima.  

El homicidio de Miranda ocurrió el 19 de marzo de 2017, alrededor de las 22, en las calles Saladillo y Cañuelas, en el Campo Tongui, de la localidad de Ingeniero Budge cuando se acercó a la zona a comprar droga y recibió tres disparos en un enfrentamiento entre un grupo que custodiaba un búnker donde se comercializaban estupefacientes. El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora lleva adelante el debate oral que continuará este jueves.

La familia señaló que la mayoría de los vecinos del barrio que registraron lo sucedido, tuvieron miedo de declarar a pesar de que el búnker fue desarticulado en la zona. Sin embargo, uno de ellos se prestaría para acudir al debate oral y especificar lo ocurrido aquella noche. “Lo mataron sin que él pudiese defenderse, fue muy cruel. Si bien no había muchos testigos oculares, vamos a esperar que todo salga bien. Confío en que se hará justicia”, explicó María.

Los imputados son los hermanos Damián, Emanuel y Alberto Sena; además de Elisandro Fernández y Alejandro Sosa. Son juzgados por homicidio agravado en concurso real por haber sido premeditado con la participación de dos o más personas con el uso de arma de fuego. 

Según lo afirmado por la madre de la víctima, Lautaro Sena fue quien ejecutó los disparos contra el búnker causándole tres heridas de bala a Miranda. En este sentido, María aseguró: “Ni la perpetua devuelve un hijo, pero yo pretendo la máxima pena para el que lo mató. Me dijeron que podrían darle 20 o 25 años y yo espero que aunque sea lo condenen a él que fue el líder de la banda”.

Además, María sostuvo que “podrían haber muerto otras personas”. “Ellos iban a efectuar disparos este quien este y el testigo ocular dijo que si se quedaba un minuto más ahí, también hubiera muerto”, contó la mujer.

Según manifestaron durante la primer jornada del juicio, María y su marido buscaron a Miranda por casi tres días debido a que el amigo que había acompañado a su hijo, nunca les informó sobre el enfrentamiento que terminó con la muerte del joven.

Con respecto a lo que va del debate oral, María relató: “El  hecho de haber logrado llegar a juicio después de mucha oposición de parte de la defensa de ellos es importante. Pero yo tengo expectativas de que salga todo bien y se haga justicia”.