Empezó el juicio contra un policía que mató a un joven en Lanús

El Tribunal Oral en lo Criminal N°10 de Lomas de Zamora comenzó este lunes el juicio oral contra Rodolfo Díaz, un ex integrante de la Policía bonaerense acusado de matar de un palazo en la cabeza a un joven en cercanías del boliche Open de Lanús, donde la víctima y unos amigos estaban reunidos, en junio de 2014.

Pasadas las 10 de la mañana, el imputado ingresó en la Sala II del tercer piso de los Tribunales de Lomas de Zamora, donde a partir de este lunes comenzó a ser juzgado en un debate presencial, del cual solo participaron las partes y los testigos citados para evitar contagios por Covid-19.

En la primera audiencia del juicio -previsto para marzo de 2020 y que se suspendió por la emergencia sanitaria-  declararon la madre de Olivera, sus tías, y una médica forense.

En diálogo con DiarioConurbano.com, el abogado de la particular damnificada, Brian Magnaghi, explicó que fue un juicio atípico por cuestiones lógicas de la pandemia y que continuará la próxima semana con la declaración de tres testigos y los alegatos.

“Dos testigos propuestos por la fiscalía y por nosotros dieron resultado positivo de covid el viernes por lo cual no pudieron venir y por cuestiones de conectividad, no pudieron declarar por Zoom. A eso, se suma que otro testigo importante citado para hoy tampoco vino y no pudimos terminar con las testimoniales que era la idea”, contó Magnaghi.

Por otro lado, Magnaghi, adelantó que pedirán la pena de prisión perpetua para Díaz, por el hecho de ser un “homicidio agravado por ser cometido por un miembro de la fuerzas de seguridad”.

“Esa es la pena por la gravedad del hecho, porque es un policía al cual el estado le provee o le autoriza a utilizar determinadas herramientas para repeler una agresión y no para agredir. En este caso, hicieron todo lo contrario, porque Pablo (Olivera) ni siquiera fue la persona que protagonizó el incidente dentro del boliche”, indicó el letrado.

El Hecho

El hecho ocurrió el 2 de junio de 2014. Ese día, Pablo Olivera, de 28 años, fue con su hermano y unos amigos al boliche Open, ubicado en 25 de Mayo e Hipólito Yrigoyen, en Lanús. En un momento, según contó la familia del joven, se produjo una discusión entre uno de los jóvenes y su pareja, quien fue sacado a los golpes por los patovicas, que además llamaron a la policía.

En ese contexto, los jóvenes salieron del lugar y mientras intentaban parar la agresión, la policía habría tirado gases para dispersarlos y luego fueron perseguidos por las calles. Olivera fue alcanzado a unas cuadras del lugar por el policía Rodolfo Díaz, quien le pegó en la cabeza con su tonfa.

Posteriormente, Olivera fue trasladado por la ambulancia al Hospital Evita de Lanús, donde estuvo internado dos días y finalmente falleció a raíz del golpe en la cabeza que le causó un traumatismo encefálico craneano.

Luego del homicidio, el imputado estuvo prófugo por casi un año hasta que finalmente pudo ser ubicado y se lo detuvo.