Histórico: Tras 20 años, ocho ex policías a juicio oral por la Masacre de Wilde

Se trata de un emblemático caso de gatillo fácil, ocurrido en 1994, en el que fueron ultimadas cuatro personas por ex integrantes de la Brigada de Investigaciones de Lanús. Luego de 20 años en donde las resoluciones judiciales de distintos magistrados matuvieron la impunidad, el juez de Garantías 8 de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, dispuso la elevación a juicio oral de la causa y acusó a los ex miembros de la bonaerense de cuádruple homicidio y tentativa de homicidio, por el caso del único sobreviviento del hecho.

En una histórica resolución, que termina con 20 años de impunidad, el juez de Garantías 8 de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, elevó a juicio oral a ocho ex policías, acusados de ser los autores del caso conocido como la Masacre de Wilde, donde cuatro hombres fueron asesinados por ex miembros de la Brigada de Investigaciones de Lanús. En la causa, aún hay un prófugo – Marcos Ariel Rodríguez – y ningún detenido.

En su resolución, según indicaron fuentes judiciales a DiarioConubano.com, el juez hizo lugar al pedido del fiscal Sebastián Scalera y de los abogados de las víctimas. Vitale consideró que los ochos ex integrantes de la Bonaerense son, prima facie, culpables de los delitos de cuádruple homicidio simple y tentativa de homicidio, en el caso de la víctima que logró sobrevivir milagrosamente del brutal operativo policial, considerado un caso emblemático de gatillo fácil de la década del ´90.  

La resolución de Vitale es la primera decisión interlocutoria que acusa directamente a los ocho ex integrantes de la Brigada de Investigaciones de Lanús por el hecho, ocurrido en Wilde, en 1994. En ese año, la jueza Silvia González les había dictado la prisión preventiva pero luego una serie de fallos juidiciales beneficiaron a los hombres que supieron responder al poderoso ex comisario Juan José Ribelli.

En su resolución, el juez de Garantías de Lomas rechazó los planteos de sobreseimiento y prescripción planteados por la defensa de los ex policías. Con  distintas decisiones, en cinco meses, Vitale terminó con 20 años de impunidad.

Hace dos meses, asesorados por el defensor particular Luis Galtieri, los ex integrantes de la Brigada de Investigaciones de Lanús se negaron a declarar. Cuando la causa parecía cerrada, un dictamen de la Suprema Corte provincial, en noviembre del año pasado, reactivó la investigación, que quedó a cargo del juez de Garantías de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale.

Ahora, deberá conformarse un tribunal oral que será el encargado de juzgar a los ocho policías, en lo que será un debate oral histórico teniendo en cuenta la cantidad y condición de los imputados y lo emblemático del caso, que tuvo repercusiones internacionales en su momento.

En este sentido, el caso llegó hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que estaba analizándolo cuando apareció el fallo de la Suprema Corte provincial.

En la Masacre de Wilde, un grupo de once policías de la entonces Brigada de Investigaciones de Lanús mató a cuatro personas. Los acusados – sin bien fueron sobreseídos hasta que la Suprema Corte bonaerense reactivó la causa – nunca pudieron dar una explicación clara de lo ocurrido. De hecho, poco después del hecho se les dictó prisión preventiva y estuvieron detenidos durante varios meses.

El juez Gabriel Vitale dispuso que los ex policías Roberto Mantel, Osvaldo Lorenzón, Eduardo Gómez, Pablo Dudek, Marcelo Valenga, Marciano González, Julio Gatto, y Hugo Reyes deberán enfrentar el juicio oral y público por haber participado del sangriento operativo. Cabe recordar que otros dos policías – César Córdoba y Carlos Saladino – que participaron del hecho fallecieron en estos 20 años, mientras que un tercero – Marcos Ariel Rodríguez – está prófugo desde 48 horas después del hecho.