Elevan a juicio oral la causa por el crimen de un joven frente al Bingo de Adrogué

Se trata de Mauro Silva, quien fue asesinado por un ex policía, cuando intentó parar la golpiza que ese hombre le estaba dando a su pareja. El acusado también hirió de dos disparos en la pierna al hermano de la víctima, Renzo. En su declaración el ex agente Mario Correa argumentó que pensó que los hermanos eran ladrones. Ahora, el juez de Garantías de Lomas de Zamora Gabriel Vitale deberá decidir si avala el pedido de elevación a juicio realizado por el fiscal de la causa.

El fiscal Javier Gustavo Martínez decidió elevar a juicio oral la causa por el asesinato de Mauro Silva, un joven de 26 años asesinado por un efectivo retirado de la Policía Bonaerense, en un hecho ocurrido en julio de 2013 frente al Bingo de Adrogué. La víctima, junto a su hermano Renzo, intentaron impedir que el agresor continuara golpeando a su pareja en la calle y, en esas circunstancias, fueron agredidos a balazos.

En la elevación a juicio oral a la que tuvo acceso DiarioConurbano.com, el fiscal citó testimonios y pericias reunidos en la instrucción. Así, detalló que Mario Ariel Correa, ex policía de 59 años, hirió de dos balazos a Renzo Silva en su pierna izquierda, mientras que mató de otros dos tiros a Mauro que impactaron en su tórax.

De acuerdo a la investigación, Correa estaba agrediendo a su mujer cuando los hermanos Silva –que estaban en una panchería cercana – caminaron hacia el agresor y le pidieron que dejara de agredir su pareja.

Todo ocurrió el 2 de julio de 2013  a las 21 frente al Bingo de Adrogué, ubicado en la avenida Hipólito Yrigoyen y Quinquela Martín.

Luego de los gritos de los jóvenes, el ex policía extrajo un arma calibre 9 milímetros y les disparó. Al ver que había impactado en los dos muchachos intentó refugiarse en el Bingo pero fue detenido.

En su declaración indagatoria, Mario Correa argumentó que sólo intentaba impedir que su pareja ingresara al Bingo de Adrogué porque – sostuvo – era una adicta al juego. En esas circunstancias vio que los hermanos Silva se le acercaban y le gritaban.

“Yo pensé que me venían a robar porque había cobrado el aguinaldo y había comprado algunas cosas”, argumentó el imputado para justificar su agresión. Y agregó: “para mí eran dos asesinos a sueldo o dos ladrones, lamento que no fue así, eran dos chicos que podrían ser mis hijos”.

El fiscal consideró cerrada la etapa de instrucción y suficientes las pruebas para acusar al ex policía por los delitos de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego y tentativa de homicidio agravado”

Ahora, la llegada del caso a la instancia de juicio oral depende del juez de Garantías 8 de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, quien debe decidir si avala el pedido del fiscal Martínez.