El femicidio de su hermana la impulsó a ayudar a víctimas de violencia de género

En la región nos encontramos con familias que luego de una experiencia dolorosa como la muerte de un ser querido se movilizan con el objetivo en común: la búsqueda de justicia para ese familiar que ya no está. Y luego de haber vivido esa situación trágica muchos se convierten en un referente para otras personas. Es el caso de Lorena Rivero, hermana de Laura, víctima de femicidio junto a su hijo Thiago, cuyo asesino fue condenado a prisión perpetua en marzo. Lorena también fue víctima de violencia de género por parte de su ex pareja y hoy se propone ser una referencia para otras mujeres.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Lorena Rivero, explicó como fue vivir la violencia de género en el ámbito familiar. “Mi ex me amenazaba, me seguía al trabajo y un día intentó llevarse a mi hija del jardín. Él ahora está detenido así que estoy un poco más tranquila”, manifestó.

En esa línea, mencionó que después de lo que pasó con su hermana Laura -quien en la madrugada del 3 de abril de 2019 tras una discusión con su pareja fue asesinada a cuchillazos junto al menor de sus hijos-, se asustó y decidió hacer el curso de promotora de género en el Hogar de Protección Integral Fátima Catán, de Lomas de Zamora.

“El curso me aportó mucha experiencia porque me contacté con otras mujeres. Empecé a asesorar a otras personas para que no pasen por lo mismo que pasó mi hermana y mi sobrino. Ahora estoy ayudando en una sociedad de fomento para mujeres y quiero seguir capacitándome”, afirmó Lorena.

El taller de acompañamiento y asesoramiento que Lorena recibió hace unos meses la empujó para transmitir a otras el mensaje de que es posible superar esa situación de violencia y que existe una salida.

“Me llaman cuando saben de otras mujeres que están pasando por situación de violencia y entonces hablo con ellas, las asesoro sobre dónde tienen que llamar para denunciar o las acompaño. Después trato de hacer un seguimiento para ver si fueron al lugar a pedir ayuda y si denunciaron”, contó Lorena.

Consultada por la situación de las mujeres a las que ayuda, la mujer opinó que “muchas veces no quieren ir a un lugar específico, ya sea por vergüenza o por miedo, sino que quieren hablar con alguien que pasó por lo mismo porque se sienten más contenidas”.

Lorena es madre de una nena y de Matías Nicolás Durán, un joven que fue atropellado en 2017 por un auto que dobló en contramano en la esquina de Colombres y Entre Ríos, en Lomas de Zamora. En este momento está como referente de la Campaña Nacional de Concientización Vial Estrellas Amarillas y el proyecto de Alcohol Cero en el distrito.

También forma parte del grupo de “Atravesados por el femicidio” donde alrededor de 144 familiares de víctimas de femicidio de todas las provincias se unen en el pedido de “justicia” por sus causas.