Denuncian que la justicia quiere cerrar la causa por el triple crimen de Monte Grande

Tras un año del triple crimen de Monte Grande, en el que fueron asesinados dos jóvenes de 16 y uno de 18 años, la familia de las víctimas denuncia que “la justicia quiere cerrar la causa” y que la zona “sigue sin ser controlada”.  En cuanto al móvil, para los investigadores se trató de ajuste porque las víctimas eran consumidoras de drogas y le debían dinero a un narco del barrio en donde fueron ultimadas

En diálogo con DiarioConurbano.com, Yanina, hermana de dos de los jóvenes asesinados (Osmar y Pedro Palacios), afirmó: “No están trabajando para solucionar el caso, no hay detenidos y acá siguen vendiendo droga todos los días”.

Los tres jóvenes asesinados el 30 de agosto de 2018 con armas de fuego tenían entre 16 y 18 años y aún se desconoce quienes fueron los autores del hecho ocurrido en el barrio La Victoria, en Monte Grande, partido de Esteban Echeverría. 

Además de los hermanos Osmar y Pedro Palacios en ese descampado fue asesinado Miguel Díaz, de 16 años. Los tres tenían problemas de adicciones a drogas.

La hermana de dos de las víctimas explicó que “no encuentran testigos” y que por eso “quieren cerrar la investigación”.

“La fiscal me dijo que sería lo mejor pero yo le digo que es difícil encontrar evidencias porque fue en pleno campo, no hay cámaras ni nada”, señaló. 

“Yo pienso que no hay nada que pueda hacer y siento una impotencia. Tengo una desesperación porque se haga justicia por mis hermanos. Mataron a tres personas, no puede ser que se deje de investigar”, manifestó Yanina.

A pesar de que la familia sostiene una versión al respecto, los investigadores sospechan que los autores del triple homicidio “se fugaron a Paraguay”. Con respecto a los homicidas, Yanina afirmó que sospecha eran “vecinos del barrio” y que fueron “más de dos personas”. 

“Hay más implicados porque hay plata de por medio. Dicen que no hay huellas en los cuerpos, pero pienso que si hubieran hecho una buena autopsia encontrarían a los responsables porque toquetearon todos los cuerpos cuando los mataron”, apuntó la hermana de las víctimas.

Además Yanina destacó que sus hermanos “no eran narcotraficantes”, sino que eran víctimas de la droga. “Un narco no vive en la situación que vivimos nosotros. Mis hermanos no tenían ni cama para dormir, lo poco que tenían lo gastaban en comprar más”, manifestó.

En este sentido, reveló que en la zona continúa la venta de estupefacientes, que “no hay control de ningún tipo” y que “la Policía no existe en el barrio”. El hecho ocurrió en un descampado ubicado en Lavalle al 5000 en Monte Grande. Las víctimas presentaban heridas de armas de fuego y fueron identificadas como Miguel Díaz, de 16 años, Osmar Benítez Palacios, de 18 y su hermano Pedro también de 16.