Reclaman la libertad de un mujer acusada de encubrir una golpiza a su beba

Tribunales Incli

La defensa de una mujer acusada de encubrir una golpiza a su hija que – según un fiscal de Estéban Echeverría – le propinó su padre denunció “la falta de perspectiva de género” de la Justicia para tratar la causa al tiempo que reclama la libertad de ella. Asimismo, cuestionan el impedimiento que tiene la acusada – actualemente detenida – de ver a su hija de poco más de un año, quien se encuentra en período de lactancia. La situación procesal de la mujer – identificada como Laura Arias – es compleja ya que está acusada de “lesiones agravadas por el vínculo, en calidad de partícipe”.

 

Marcelo Brito, abogado de Arias, indicó al portal que “teniendo en cuenta como la sociedad está actuando con los temas de violencia de género, el tratamiento que tiene este caso es retrógrado, fuera de todo tipo de pensamiento actual, arcaico”.

El día 14 de agosto de 2017, la hija de la pareja fue internada en la Clínica de Monte Grande, luego de que Arias retornara a su casa por un llamado de su pareja y padre del bebé, alertándole que la misma no se encontraba bien. Minutos antes, una vecina del edificio donde convivían dijo ver -según la defensa de la mujer -al padre de la menor “al lado de la puerta, con la bebé en brazos, suplicando que no cierre los ojos”. Al llegar al centro médico, los profesionales alertaron en la pequeña distintos golpes compatibles con maltrato infantil, por lo que rápidamente realizaron la denuncia pertinente. La bebé había llegado al instituto médico con cuatro fracturas costales, por lo que se consideró al hecho como “lesiones graves”.

La causa está en manos de la UFI 3 descentralizada de Esteban Echeverría, especializada en violencia de género y familiar, y a cargo del fiscal Juan Manuel Baloira. Actualmente, la causa está en la Cámara II de Apelaciones de Lomas de Zamora, para tratar la libertad de Arias solicitada por su abogado defensor.

“Ella es estudiante de la UNLa, y pertenece al Servicio Penitenciario, y el marido también. Un día que Laura se iba a trabajar, deja a la criatura. A la hora recibe un llamado que la nena se había descompensado, vuelve a la casa y la lleva a la Clínica de Monte Grande. La tratan a la nena, que tenía una especie de estado convulsivo, que no era viral, y cuando empiezan a investigar se dan cuenta que la habían golpeado, y hacen la denuncia”, manifestó a Diarioconurbano.com Brito, haciendo un breve repaso de cómo se desencadenaron los hechos que llevaron a denunciar hoy al falta de perspectiva de género en la Justicia. Frente a esto, “allanan el domicilio y ven que todo estaba roto, y un bolso de él, que se iba a ir”, agregó.

El hombre es detenido aquel mismo día del allanamiento, mientras que Arias es detenida pocos días después. Al día siguiente, “los llevan a indagatoria en conjunto, y al llevarla con él, ella no declara porque tiene miedo” manifestó Brito, en relación al contexto de violencia de género en el que estaba viviendo su defendida. “El tratamiento que le da el fiscal no es el adecuado, porque no es un tratamiento de género” denunció, y manifestó que al momento de dictar prisión preventiva, “también los llevan juntos”.

Arias está imputada por el delito de “lesiones graves agravadas por el vínculo, en grado de partícipe”, pero para su abogado “ella ocupó el rol de cualquier madre: agarró a la nena y la llevó al médico”. “Es un castigo hacia la madre injustificado, porque ella no participó de las acciones” afirmó Brito.

Fuentes judiciales informaron a Diarioconurbano.com que la imputación del fiscal se fundamenta en que la mujer no denunció el hecho de violencia ejercido por su pareja a la pequeña y cuando declaró “mintió para favorecerlo”.

“Ella me dice ‘tengo miedo, como voy a hablar delante de él’” aseguró el letrado al portal, y sumó: “desde noviembre de 2017 le pedimos que declare sola, que cuente lo que pasaba. Hasta el día de hoy no le tomaron declaración”. “La violencia se generó durante toda la relación, viene desde ella embarazada. Ella iba a trabajar con los ojos hinchados” refirió Brito, y sentenció que “hay violencia de género y violencia en el tratamiento de la justicia, que no la escucha y no le da la posibilidad de contar”.

Por otro lado, Brito aseguró que Arias “estaba viendo a la menor, que está con período de lactancia”, y que “si bien el Servicio Local permite que vea a la menor, del Servicio Penitenciario no se lo permiten”. “También hay una pena con la nena, se ejerce un castigo sobre la menor” sentenció Brito.