Continúan prófugos los sospechosos del crimen de un hombre en Budge

comisariabudge

Pasaron más de un mes del crimen de José Guzmán, un hombre de nacionalidad boliviana, de 35 años, que fue brutalmente asesinado durante un robo en la localidad de Ingeniero Budge. Por el hecho estuvo detenido Gonzalo Díaz, un joven de 24 años, que el último martes recuperó su libertad por falta de mérito. Sin embargo, hay dos acusados que todavía continúan prófugos.  

Según la acusación, el 21 de junio último, cerca de las 01.30, en la calle Bragado al 1600 esquina Campoamor, en la localidad de Ingeniero Bugde, tres sujetos mayores de edad, identificados como Juan Pablo García, Jorge Alejandro Tapia y Gonzalo Díaz, mediante un plan previamente diseñado y con la utilización de armas de fuego intentaron apoderarse del automóvil marca Chevrolet Spin, propiedad de José Edinio Guzmán, quien al resistirse al robo recibió al menos dos disparos que impactaron en su tórax y abdomen causándole la muerte.

En la madrugada del 2 de julio, efectivos de la Comisaría 10° de Ingeniero Budge, allanaron una vivienda de la calle Andrés Bello y Recondo en busca del presunto autor material del homicidio de Guzmán. De ese domicilio se llevaron detenido al joven Gonzalo Díaz, de 24 años, acusado de formar parte de la banda que asesinó a la víctima.

Sin embargo, desde el principio, familiares y amigos de Díaz, aseguraban que el joven era inocente y reclamaban su liberación. Luego de estar casi un mes detenido por el homicidio, fue liberado por falta de méritos.

“Estamos más tranquilos. Lo importante es que firmaron la libertad de mi hijo y ahora resta esperar porque faltan algunas declaraciones para ver cómo continúa esto. Presentamos todas las pruebas que teníamos para que se esclarezca esto”, explicó Susana Liqueiro, la madre de Gonzalo, en diálogo con DiarioConurbano.com.

En ese sentido, aseguró que “no hay nada en contra de Gonzalo”. “Desde el minuto uno sabíamos que mi hijo era incapaz de estar involucrado en semejante cosa. Mi hijo está shockeado por todo lo que pasó. Todavía sigue teniendo miedo y hasta que no se cierre esto será difícil para toda la familia”, afirmó.

Por otro lado, la mujer manifestó que después de lo ocurrido, su familia tiene miedo. “Mi hijo nunca tuvo una causa y ahora tiene que continuar con su vida y trabajar. Después de esto, tenemos miedo porque la policía investigó muy mal. Esto no debería haber pasado nunca. Tuvimos que salir a dar explicaciones de algo que mi hijo no hizo”, enfatizó la madre del joven.

Por el hecho hay dos sujetos prófugos. La causa está a cargo del fiscal Marcelo Domínguez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Lomas de Zamora, y del Juzgado de Garantías 5 del mismo departamento Judicial, que avaló y ordenó los allanamientos.