Condenan a policía de la Bonaerense por matar, en una práctica, a una agente de la Local de Lanús

Un efectivo de la Policía Bonaerense fue condenado a dos años de prisión en suspenso y 6 de inhabilitación por matar, accidentalmente, en un entrenamiento, a una agente de la Policía Local de Lanús.

La sentencia fue dictada por el Juzgado Correccional 7 de Lomas de Zamora. El oficial principal Gustavo Serrano fue hallado culpable de homicidio culposo. La víctima fue la agente de la Policía Local de Lanús, Yanina Rocío Giménez, de 23 años.

En la elevación a juicio, la jueza de Garantías Laura Nini había sostenido que Serrano no había tenido intención de matar a la agente por eso la causa terminó caratulada como homicidio culposo

Giménez murió en la tarde del 24 de agosto de 2017, alrededor de las 15, en el Centro Provincial de Formación y Capacitación de la Policía situado en la esquina de Prieto y Ayacucho, en Gerli, partido de Lanús.

Todo comenzó cuando la víctima participaba de un curso de reentrenamiento en el que se simulaba una toma de rehenes junto con otros efectivos, entre ellos el oficial principal Gustavo Serrano, subjefe del destacamenteo de Turdera, en el vecino partido de Lomas de Zamora.

Durante la práctica en la que se ejercitaba cómo resolver una situación de esas características, Giménez simulaba ser uno de los delincuentes y el oficial principal no se percató que en su arma reglamentaria había alojada al menos una munición en la recámara.

De acuerdo a los voceros, en este tipo de ejercicios, los policías no llevan colocados los chalecos antibalas pero sí deben tener las armas descargadas.

En esas circunstancias, Serrano, quien era de una jerarquía superior pero había sido compañero de la joven, efectuó un disparo que impactó en el pecho de Giménez.

La oficial fue trasladada de urgencia al hospital Narciso López de Lanús donde ingresó bajo un “cuadro de shock”, con compromiso “torácico abdominal” y dos horas después murió en el quirófano.

En tanto, la División Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad provincial desafectó a Serrano porque actuó con “total negligencia” ya que no se percató de que la pistola debía estar descargada durante el entrenamiento.

No obstante, a nivel judicial, por la carátula de la causa, Serrano fue dejado rápidamente en libertad y cumplirá la pena en esa condición.