Condenan a cuatro delincuentes por una violenta entradera en Lanús

morgue

Un tribunal oral de Lomas de Zamora condenó a penas de entre 7 y 9 años a cuatro delincuentes que realizaron una violenta entradera en Villa Industriales, partido de Lanús, en 2016. Los sujetos tenían como “base de operaciones” un hotel del centro porteño.

El juicio fue llevado adelante por el juez Juan Manuel Rial, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora. En el debate, la acusación estuvo a cargo de la fiscal Viviana Giorgi.

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que el juicio oral tuvo en el banquillo de los acusados a 5 de los 10 integrantes de una banda que realizó una violenta entradera en Lanús.

Según se determinó en el juicio oral, Lucas López, de 33 años, Oscar Aguirre, de 39, Matías Romero, de 32, Jairo Farías, de 22, y Alejandro González, forzaron la puerta de ingreso de una vivienda ubicada en Viamonte al 1300, en Villa Industriales, Lanús Oeste. Esto hombres estaban acompañados de otros cinco y se movilizaban en un auto y una camioneta.

Una vez en el interior de la vivienda, los delincuentes golpearon a la pareja que habitaba en el lugar y comenzaron a robar principalmente las joyas que tenían guardadas.

También, según la investigación, robaron electrodomésticos y dinero en efectivo (25 mil dólares y 15 mil pesos).

Según se determinó en la investigación, los delincuentes escaparon del lugar con el importante botín y se dirigieron a un hotel del centro porteño. “Ese lugar era utilizado como base de operaciones de la banda”, indicaron las fuentes del caso.

Este último dato – que da cuenta de una organización – siempre hizo sospechar a los investigadores que la banda cometió otras entraderas en el sur del Conurbano.

El juez Rial dio por comprobada la participación de los 5 imputados en la violenta entradera pero en el caso de González hizo lugar a un pedido de la defensa para que se le realice una pericia psiquiátrica ante la posibilidad de que sea inimputable.

Finalmente, López y Aguirre fueron condenados a 9 años de prisión, Romero a 8 años y Farías, a 7 años y 6 meses.