Condenan a 20 años de prisión a un joven por el crimen de un policía en Avellaneda

Un joven fue condenado este martes a la pena de 20 años de prisión por el homicidio de un oficial de la bonaerense que fue asesinado de un balazo en Villa Tranquila, partido de Avellaneda, por delincuentes que lo asaltaron en momentos en que realizaba tareas de investigación, en octubre de 2018.

El fallo por mayoría del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de Lomas de Zamora recayó sobre Ezequiel Miguel Casas (22) como coautor del delito de “homicidio en ocasión de robo”, en perjuicio de Leonardo Sarmiento (40). La resolución de los jueces se conoció este martes al mediodía por la plataforma Microsoft Teams.

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com, que el acusado llegó a juicio oral imputado por los delitos de “robo agravado” y “homicidio criminis causa”. En ese contexto, la fiscal de Lomas, Marina Rocovich, la semana pasada solicitó en su alegato la pena de prisión perpetua mientras que la defensa pidió su absolución y para el caso de que los jueces decidieran condenarlo que fuera por “homicidio en ocasión de robo”.

El hecho que se ventiló en el juicio oral ocurrió el 31 de octubre de 2018, entre las 12 y las 12.30 – en la calle Ricardo Gutiérrez al 500, en Villa Tranquila, partido de Avellaneda-. Sarmiento, quien prestaba servicios en la DDI de Avellaneda-Lanús, estaba de civil junto a una compañera realizando tareas de investigación de manera encubierta.

Según la acusación, al menos tres sujetos, dos de ellos menores de edad, los sorprendieron con fines de robo. Los ladrones armados rodearon el vehículo en el que se encontraban las víctimas.

Luego, uno de los jóvenes se acercó al conductor y otro a su acompañante. En esa circunstancias, obligaron a la mujer a descender del auto y se apoderaron de los teléfonos celulares y de dos armas de fuego calibre 9 milímetros, tras lo cual Sarmiento recibió un disparo.

El efectivo cayó al suelo gravemente herido y su compañera se reincorporó y corrió en busca de refuerzo. Los asaltantes se dieron a la fuga.

El oficial fue trasladado al hospital Fiorito, donde llegó muerto a raíz de las lesiones sufridas.