Condenan a 13 años a un hombre que mató por la espalda a un vecino

La decisión la tomó un tribunal oral de Lomas de Zamora. El hecho ocurrió en 2012 en Wilde. Tras una discusión, un agente de seguridad privada asesinó de cuatro tiros por la espalda a un vecino. El acusado fue detenido cuando intentaba escapar hacia Chascomús. En el juicio oral su defensa argumentó que actuó en legítima defensa pero el planteo fue rechazado por los jueces.

Una agente de seguridad privada fue condenado a 13 años de prisión por matar, por la espalda, a un vecino tras una fuerte discusión, en un hecho ocurrido en 2012, en Wilde. Tras el hecho, el homicida intentó escapar hacia Chascomús pero fue detenido en la estación terminal de Retiro.

El juicio oral y público lo llevó adelante el Tribunal Oral en lo Criminal 10 de Lomas de Zamora, compuesto por los jueces Daniel Manzini, Susana Silvestrini y José Polizza. El fiscal de juicio fue Jorge Bettini Sansoni.

En la sentencia, a la que tuvo acceso DiarioConurbano.com, los jueces dieron por probado que el 4 de febrero de 2012 Matías Alejandro González, de 32 años, agente de seguridad privada, estaba charlando con unos vecinos y amigos cerca de su casa, en la esquina de Dante Alighieri y Merlo, en Wilde.

Sorpresivamente, aparecieron dos hombres en moto que pidieron hablar con el hombre. Aparentemente, lo amenazaron con robarle. Entonces, González sacó su arma y disparó al aire en dos oportunidades lo que provocó que los ocupantes de la motocicleta huyeran de lugar.

No obstante, los vecinos le recriminaron duramente su accionar por dos razones: conocían a los ocupantes de la moto y consideraron que con sus disparos González puso en riesgo la vida de los presentes.

Particularmente, la discusión se produjo con Jonathan Barreiro, alias Chuky. Este le pegó una trompada a González quien decidió ingresar rápidamente a su vivienda.

Un par de vecinos siguieron increpando al hombre y hasta le arrojaron piedras al frente de su casa. Sopresivamente, González salió con su arma 9 milímetros y disparó contra Barreiro.

Las pericias indicaron que “Chuky” recibió cinco balazos, cuatro de ellos por la espalda. Algunos testigos que pasaron por el juicio oral declararon que González remató a la víctima cuando se encontraba en el suelo.

Luego del ataque, González salió corriendo, arrojó el arma en una alcantarilla, y tomó un remise hasta la estación Terminal de Retiro. El chofer, que era del barrio, lo notó raro y le preguntó hacia dónde viajaba. El respondió que se iba a Chascomús.

Al remisero le resultó muy sospechosa la actitud ya que lo notaba muy nervioso. Esto lo llevó a comunicar en la remisería y a la Policía lo ocurrido. Esto derivó en un operativo que terminó con la detención de González en Retiro, poco antes de abordar el micro.

La defensa del imputado argumentó que a González los vecinos le rompieron el auto. Y el propio acusado sostuvo que Jonathan Barreiro le disparó y entonces, ante la situación de peligro, el respondió la agresión. El objetivo era encuadrar el hecho en una legítima defens

No obstante, los jueces sostuvieron que esa versión no podía ser sostenida con ninguna prueba, por lo que descartaron la legítima defensa. Al momento de dictar sentencia, sólo tuvieron en cuenta, a favor de González, su falta de antecedentes.

Finalmente, el TOC 10 de Lomas de Zamora condenó a Matías González a 13 años de prisión por el delito de homicidio agravado por el empleo de arma de fuego.