Ciudadanos juzgan a un policía acusado de gatillo fácil en Lomas

DaLuz Brian

Tras dos años del asesinato de Braian Da Luz, comenzó el juicio a Raúl Gutiérrez, efectivo de la Policía bonaerense que le disparó en el tórax al joven el 15 de mayo de 2016 en la intersección de las calles Lynch y Barcelo en Villa Galicia del partido de Lomas de Zamora. La modalidad del juicio es por jurados es decir que son 12 ciudadanos los que decidirán sobre la causa y está mediado por el juez Lugones.

Aquel día Gutierrez volvía de su trabajo e interceptó a Da Luz que estaba acompañado por una chica, y ambos se detuvieron por delante del Bora gris del policía, quien se bajó del auto para cachear al joven que tenía un arma en la cintura. Cuando Da Luz se resistió a la inspección de Gutierrez, comenzaron a forcejear entre sí hasta que el policía le efectuó un disparo que le causó un paro cardiorespiratorio al joven.

La fiscal a cargo, Marcela Dimundo, argumentó que, en principio, hubo un abuso de la autoridad por parte del imputado debido a que la ley  resguarda el uso de arma de fuego de un efectivo policial como última circunstancia y en situaciones de completa emergencia.

Por otro lado, la defensa remarcó las cinco causas anteriores por delinquir de Da Luz, la tenencia de arma de fuego y la adicción al paco de la víctima. Según el policía imputado de homicidio agravado, llamó a la Comisaría de Villa Galicia para pedir refuerzos pero la fiscalía manifestó que no había ninguna constancia de la llamada en el registro de ese día.

Los primeros tres testigos del caso fueron citados por la fiscalía. El primero fue el dueño de una remisería, ubicada a metros de donde ocurrió el disparo, ubicada en Roma y Lynch, que vio cuando Gutiérrez sacudía a Da Luz pero inmediatamente entró al local sin poder reconocer la cara del policía.

Otro de los testigos fue Ivan Lucas De Carlo, instructor de Asuntos Internos, institución que se encarga de investigaciones administrativas que involucran a efectivos policiales. De Carlo afirmó que el acusado tiene abiertas tres expedientes administrativos, uno de los cuales fue por falso testimonio en un juicio sobre secuestro de drogas.

La tercer testigo fue la psicóloga forense que le realizó un control obligatorio a Gutiérrez con distintos exámenes y test y se encarga de los dictámenes periciales. Si bien la psicóloga aseguró que el imputado no presenta indicadores de psicosis, registró en su personalidad ansiedad y egocentrismo. También agregó que Gutiérrez tiene sentimientos de agresividad con descarga motora que afectan el ambiente que lo rodea.

El imputado dio su testimonio ante el jurado, reconoció los objetos de la víctima y aseguró: “No podía dejarlo ir porque estaba armado”. Gutiérrez es policía desde hace 13 años. Luego de la muerte de Da Luz, estuvo siete días detenido y siete meses suspendido de sus tareas laborales.