Cayó Marcos Rodríguez, único prófugo de la Masacre de Wilde

Lo atraparon en la rotisería que tenía en La Falda, Córdoba. Lo buscaban desde 1994. No cambió su identidad y se entregó cuando se vio rodeado por efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria que actuaron por órdenes del juez de Garantía de Lomas, Gabriel Vitale (Foto: Clarín).

“Sí, soy yo Marcos Ariel Rodríguez”, dijo el hombre morocho, de contextura obesa, cuando se vio rodeado por una decena de efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria en su rotisería de La Falda, en la provincia de Córdoba. Así terminó este jueves por la tarde detenido el único prófugo por la Masacre de Wilde, un cuádruple homicidio ocurrido en 1994.

El ex policía era buscado por la Justicia y tenía ofrecimiento de recompensa por datos suyos por parte del Ministerio de Justicia de la provincia. Se había fugado el 12 de enero de 1994, 48 horas después de la Masacre.

 “La Policía de Seguridad Aeroportuaria lo tenía ubicado desde hacía más de un mes. Sus movimientos estaban controlados”, informaron fuentes cercanas a la investigación a DiarioConurbano.com.

Los investigadores terminaron de cotejar los datos de su identidad porque Rodríguez tenía una infracción de seguridad. Es decir que nunca modificó su identidad, tal como se sospechó durante mucho tiempo.

En Córdoba, Rodríguez vivía con su esposa y sus tres hijos. Las comunicaciones con su hermano fueron otras de las claves para hallarlo.

La orden de captura fue librada por el juez de Garantías de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, quien en cinco meses elevó la causa a juicio oral con los 8 ex policías de la Brigada de Investigaciones de Lanús, acusados de los cuatro crímenes. El magistrado en cinco meses de manejo de la causa terminó con 20 años de impunidad.

En la Masacre de Wilde, un grupo de once policías de la entonces Brigada de Investigaciones de Lanús mató a cuatro personas. Los acusados – sin bien fueron sobreseídos hasta que la Suprema Corte bonaerense reactivó la causa – nunca pudieron dar una explicación clara de lo ocurrido. De hecho, poco después del hecho se les dictó prisión preventiva y estuvieron detenidos durante varios meses.

El juez Gabriel Vitale dispuso que los ex policías Roberto Mantel, Osvaldo Lorenzón, Eduardo Gómez, Pablo Dudek, Marcelo Valenga, Marciano González, Julio Gatto, y Hugo Reyes deberán enfrentar el juicio oral y público por haber participado del sangriento operativo. Cabe recordar que otros dos policías – César Córdoba y Carlos Saladino – que participaron del hecho fallecieron en estos 20 años, mientras que un tercero – Marcos Ariel Rodríguez – permanecía prófugo hasta hoy.  

En su resolución, Gabriel Vitale dispuso la intervención al Comité para la Defensa de la Salud, la Etica Profesional y los DD.HH. (Codesedh), a cargo de Norberto Liwski, para darle asistencia y el acompañamiento psicológico que se requiera a los familiares de las víctimas.

Rodríguez será trasladado este jueves a los Tribunales de Lomas de Zamora donde será indagado ante el fiscal Sebastián Scalera.