Castillo criticó a Ritondo y desmintió los disparos a la policía en su detención

Castillo Sonrisa

Jorge Castillo, el empresario conocido como “El Rey de La Salada” que fue beneficiado con una prisión domiciliaria tras permanecer casi dos años y medio en la cárcel, cuestionó hoy al ex ministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo por el operativo que en 2017 terminó con su detención en su mansión de la localidad bonaerense de Open Door y negó haber disparado contra un policía.

En diálogo con el programa “Involucrados”, a pocos días de empezar a cumplir arresto domiciliario, Castillo recordó que esa noche la Policía concurrió a su casa cuando él ya estaba durmiendo y que como los efectivos no se identificaron como tales, él comenzó a disparar porque le estaban tirando la puerta abajo y pensó que era un robo.

“Yo disparé dos veces, una bala quedó dentro de la puerta blindada y la otra impactó en un cuadro que está enfrente en el pasillo”, aseguró el comerciante, quien dijo que toda esa información consta en la causa penal en la que se lo acusa de “tentativa de homicidio”.

Mientras mostraba la puerta del domicilio, Castillo dijo que “acá se cae la mentira de Ritondo y del jefe de Policía”.

“Este allanamiento no tiene causas, tiene un significado que se llama ‘apriete’, quedarse con la causa de La Salada y hacer todo un circo mediático”, sostuvo Castillo, quien aseguró que pusieron todas sus armas arriba de una mesa, las cuales tenía registradas, y luego el jefe del operativo les sacó fotos para enviarlas a los medios.

Según el imputado, “los policías son forros y los usaron para hacer todo este circo”.

Consultado sobre las causas que tiene pendientes, dijo que una es la de evasión impositiva, la cual atribuyó a que la AFIP cree que es el dueño de La Salada, pero aseguró que sólo tiene algunos puestos y hay otros propietarios.

También cuestionó la causa por asociación ilícita por explotar puestos en la vía pública y sostuvo que eso es sólo “una contravención”.

Castillo fue excarcelado el 11 de diciembre en la causa que tiene a su cargo la Justicia Federal en la que se lo investiga por presunto lavado de dinero, pero debe cumplir prisión domiciliaria en el expediente en el que se lo acusa por explotar ilegalmente los puestos de la feria.

La medida fue adoptada por la sala I de la Cámara Federal de La Plata, que revocó la prisión preventiva que pesaba contra Castillo (62) y le fijó una caución real de 500.000 pesos.

Los camaristas Julio Reboredo y Roberto Lemos Arias revocaron el procesamiento de Castillo con respecto a haber puesto a la venta o vendido ilegítimamente marcas registradas, haber tomado parte en una asociación de tres o más personas y le dictaron la falta de mérito.

En tanto, le confirmaron el procesamiento por el delito de evasión impositiva.

En septiembre, en el marco de otra causa que tramita en la justicia ordinaria de Lomas de Zamora, la sala III de la Cámara de Apelaciones de ese distrito había hecho lugar a un planteo de la defensa de Castillo y dispuso que sea monitoreado a través de una tobillera electrónica.

Sin embargo, esa medida no se había podido efectivizar porque continuaba detenido en la causa federal.

Además de la causa por presunto lavado de dinero, que tramita el juez federal Juan Pablo Augé, Castillo está acusado por su colega del fuero ordinario Gustavo Craig por “asociación ilícita” y “tentativa de homicidio”, por las heridas que sufrió un policía cuando el detenido disparó desde adentro, según la acusación fiscal.