Caso Solano: Aseguran que no hay pruebas contra el acusado

Su abogado defensor, Ezequiel De Fazio, asegura que el menor de 17 años que está siendo juzgado del feroz asalto que terminó con la vida de ese hombre, en 2013, en Villa Centenario. Adelantó que sólo se puede investigar por el delito de “encubrimiento” ya que en su casa se encontró la moto que le robaron a Solano. Mañana continúa el juicio oral que lleva adelante un Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil de Lomas de Zamora.

La defensa de un joven de 17 años, acusado por el homicidio de Ariel Solano en un feroz asalto, ocurrido, en 2013, en Villa Centenario, asegura que no hay pruebas suficientes para imputarle el homicidio. El menor es juzgado por un Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil de Lomas de Zamora.

Ezequiel De Fazio, abogado defensor del menor, explicó que “en el juicio se debate el homicidio pero consideramos que no existen pruebas suficientes para adjudicarle a mi cliente ese delito”.

En diálogo con DiarioConurbano.com, el letrado aseguró que “ni en la instrucción ni el juicio se pudo determinar quiénes fueron los autores del robo y asesinato”. Y adelantó que pedirá el cambio de carátula a “encubrimiento” ya que consideró que “es el único delito en el que se podría llegar a encuadrar la conducta de mi defendido”.

En la casa del joven de 17 años fue hallada la moto de Ariel Soriano, asesinado en Villa Centenario, justamente en el marco del robo de ese vehículo.

“Hay dos prófugos. Pero ni el adolescente ni su hermano – Cristian Barreto, de 22 años – tuvieron nada que ver con esto. No estuvieron en hecho”, aseguró De Fazio. En tanto, apuntó contra un joven de apellido Báez que estuvo detenido en la causa, fue liberado, y tras cometer un homicidio se encuentra prófugo.

El abogado contó que en los próximos días podría declarar el propio imputado en el juicio oral y los familiares del prófugo Báez.

En otra investigación por el mismo caso, Cristian Barreto está detenido y su causa será elevada por el juez de Garantías de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, a juicio oral y público.

El abogado De Fazio consideró que la situación de los dos hermanos con respecto al robo y crimen que se les imputa es la misma.

Fuentes judiciales consultadas por este portal admitieron que en la causa faltan testigos presenciales. “Era de noche y los cuatro delincuentes que atacaron a Solano estaban en motos con cascos puestos”, precisaron.

No obstante, hicieron hincapié en otro dato. “La moto de la víctima fue encontrada a la hora y media del hecho en la casa de los hermanos Barreto. Le habían sacado las calcomanías y la estaban pintando. El motor todavía estaba caliente”, aseguraron, al considerar que ese era un indicio fuerte contra los dos imputados.   

Ariel “Ruso”  Solano, de 33 años,  fue interceptado en Pallich y French, en Villa Centenario, cuando se movilizaba en su moto. Corría el 8 de julio de 2013.

Los delincuentes se movilizaban en dos motos. Para robarle su vehículo, los atacantes le dispararon en dos oportunidades y huyeron del lugar. Solano perdió la vida como consecuencia de ese ataque.

Luego del hecho fueron detenidos Cristian Barreto, de 22 años, y su hermano, de 17, quien es juzgado en estos días. En tanto, otros dos hombres que participaron del ataque continúan prófugos.

Mañana continuará el juicio oral que tiene la entrada restringida sólo a los familiares por tratarse de un menor de edad el imputado.