Caso Simenoff: Uno de los acusados del crimen denunció amenazas de la policía

Los imputados por el homicidio de Guillermo Simenoff, un hombre asesinado en septiembre de 2016 en Temperley, sostuvieron su inocencia en el marco del juicio que se lleva adelante. “Me da mucha bronca que me acusen de algo que no hice. Me estoy volviendo loco porque yo también quiero que se haga justicia”, manifestó Juan Cruz Acosta, quien es señalado por haber disparado contra la víctima.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora lleva adelante el debate oral y los únicos imputados son Juan Cruz Acosta y Maximiliano Agustín Ruda, por “robo calificado en concurso ideal con homicidio calificado”.

En este sentido, Agosta aseguró que ese día estaba en un asado en Bosques y que un día después lo “acusaron de un homicidio”. “Ese día me levanté, me llamó un amigo, Mauro, y me invitó a comer a su casa. Me tomé el colectivo y el tren a Bosques y me fui cerca de las 17.20 hs”, explicó el imputado.

También relató que luego estuvo hasta las 19 hs con la “familia Sandoval en Don Orione”. “Me fui caminando porque no tenía saldo en la SUBE y cuando llegué llamé a la casa de Mauro para avisarles”, especificó el hombre. Según contó el acusado, la Comisaría 3era de Temperley lo comenzó a buscar al otro día por el homicidio de Simenoff. “Me amenazaron, me obligaron a escuchar lo que declaraban otros chicos y me dijeron que me buscaban por los tatuajes”, aseveró el imputado.

Por su parte, Ruda sostuvo que ese día estaba al cuidado de la hija de su novia. “A las 12 hs me fui a la Plaza con la nena y me encontré con dos amigos. Cuando volví a las 12.30 hs a la casa me peleé con mi novia entonces me fui a la casa de mi mamá y le pregunté si me podía quedar ahí”, explicó el imputado. Además, afirmó no saber manejar motos. “Yo no tengo motos, siempre anduve en la de mis amigos pero nunca aprendí a usarlas”, aseguró.

A su vez, declararon dos testigos ante el Tribunal y uno de ellos sostuvo la versión de Agosta sobre el asado. Uno de ellos aseguró que “Juan Cruz llegó cerca de las 12 hs al asado” y que luego sus hijos “lo acompañaron a la estación de tren”.

Por otro lado, declaró una joven que vio desde la cuadra de enfrente lo ocurrido aquel día con Simenoff. “Había dos motos que pararon en el semáforo, uno de las motos se baja, saca un arma y les apunta a otros dos”, argumentó la joven que explicó que luego “disparó tres tiros” y describió a los involucrados.

“Uno tenía cerca de 25 años, una remera negra adidas y un tatuaje grande en el brazo. Era alto, flaco y tenía rapado a los costados el pelo”, afirmó la testigo.

También aseveró que “el que se quedó en la moto sentado esperó mientras le sacaba la moto al que le había disparado”. Y agregó: “Se fueron luego de los disparos”.

El crimen de Simenoff ocurrió alrededor de las 16.30 del domingo 11 de septiembre de 2016 en la transitada esquina de la avenida Almirante Brown y Cangallo, en el centro de Temperley. Luego de que Simenoff les entregó la moto, los asaltantes le exigieron el morral. Según la investigación, Simenoff protegió con su cuerpo a su hijo de 10 años y uno de los delincuentes le disparó tres tiros.