Caso Leonel Sotelo: El acusado declaró que uno de los jóvenes “sacó un revólver y disparó”

El agente de la policía local de Almirante Brown, Giuliano Armando Fattori, declaró de forma presencial en el inicio del juicio oral y público que lo tiene imputado por el delito de Homicidio con exceso de legítima defensa contra el joven Leonel Sotelo (19), en un hecho ocurrido el 1 de diciembre de 2019, cuando la víctima del asesinato y un amigo, habrían intentado robar al oficial, en la localidad de Burzaco. En el mismo juicio está siendo juzgado Alan Nahuel Devesa, el joven que acompañaba a la Sotelo en el momento del hecho.

La audiencia que es llevada adelante por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Lomas de Zamora comenzó alrededor de las 10 de la mañana con la declaración de las madres de Leonel Sotelo y Alan Nahuel Devesa. Devesa está imputado por el delito de “robo agravado con el uso de arma de fuego en grado de tentativa”. Minutos después llegó el turno de Giuliano Armando Fattori, quien contó de manera breve su versión de los hechos.

Fui a sacar plata y cuando vuelvo a mi domicilio veo una moto sin luces que iba por el medio de la calle. Después (la moto) se pega a mi izquierda y me empiezan a gritar que estaba rodeado, que me quede. El muchacho de atrás saca un revolver y me dispara. Cuando me dispara, saco mi arma y disparo”, así comenzó su relato el policía bonaerense que llegó en libertad al juicio luego de que el primero fuera declarado nulo porque la fiscalía y la particular damnificada pidieron que se indague nuevamente al acusado y se revea la carátula para que Fattori sea juzgado por el delito de “homicidio calificado”.

Al ser indagado por la fiscal Viviana Simon sobre el número de disparos efectuado hacia los jóvenes, Fattori, aseguró: “Para mí había sido cuatro, pero no tenía conocimiento de que eran nueve”.

Según el relato de Noemí Robelli, la madre de Leonel Sotelo, la mujer fue citada por la comisaría de Almirante Brown donde se le informó que su hijo “había tenido un enfrentamiento y que lo habían matado alrededor de las 3.30 de la mañana”.

Cuando fue el turno de Nancy Barraza, madre del imputado Alan Nahuel Devesa, la mujer explicó que estaba durmiendo en su domicilio de Rafael Calzada cuando su hijo llegó herido a su casa. “Mi hijo apareció asustado, como que le habían robado, no sé qué pasó”, aseguró.

Luego contó que llamó a una agencia de remises y llevó a su hijo al hospital Oñativia donde “no había nadie en ventanilla” cuando llegó y decidió llevarlo a otro hospital. “Estaba herido en la parte de la nalga. Lo atendieron y fuimos a la comisaría para hacer la denuncia”, describió.

Al ser consultada con quien estuvo esa noche su hijo, Nancy dijo que “estaba con su amigo” y comentó que los jóvenes se conocían desde chiquitos, del barrio.

Por su parte, el oficial que le tomó la denuncia a Devesa, declaró que el joven de 26 años, dijo que había sido víctima de un ilícito. “Todo lo que decía era confuso y empezó a titubear. Después el mismo dijo que no había sido víctima de un ilícito y que estaba con un amigo. Cuando dijo eso, lo relacionamos con el hecho de Burzaco, donde había un efectivo que había sido víctima de un ilícito”, afirmó.

El debate continuará el próximo jueves con la declaración de la médica que realizo la autopsia y luego será el momento de escuchar los alegatos.

El caso

Según la acusación, el 1 de diciembre de 2016, Leonel Sotelo y su amigo Alan Nahuel Devesa iban a bordo de una motocicleta por las calles Humberto Primo y De María, en Burzaco, cuando se colocaron de forma paralela frente al oficial Giuliano Armando Fattori, quien circulaba en su moto, con finalidad de robarle. Davesa le apuntó en la cabeza a Fattori que al ver en peligro su vida extrajo su arma y efectuó varios disparos contra los jóvenes asesiando a Sotelo, mientras que el segundo joven salvó su vida.