Caso Franco Martínez: A cuatro meses su familia asegura que lo asesinaron

A cuatro meses del hallazgo del cuerpo de Franco Martínez en la Reserva Ecológica de Ciudad de Buenos Aires, la familia teme que quede impune el caso ante la falta de avances en la investigación y todavía espera que se revise el celular del joven de 21 años. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Nicolas, hermano de Franco, contó que no hay avances en la investigación y que tardan “demasiado” en revisar su celular y notebook. “Se pidió todo pero no hay nada nuevo y no hicieron nada de lo que pedimos. Son demasiados meses los que transcurrieron teniendo en cuenta el hecho”, afirmó. 

Desde un inicio, la familia de Franco descartó la hipótesis de suicidio y lucharon para que se tengan en cuenta las pruebas que mostraban que tal vez el joven fue engañado para ir desde su casa hasta la Ciudad de Buenos Aires. 

“Nosotros empezamos a buscar un perito y ninguno quiso aceptar el caso pero todos nos decían que era un posible homicidio. Lo más importante es saber lo que tenía su celular para saber con quién se contactó”, relató Nicolás a este medio.

Con el objetivo de avanzar en la investigación, los abogados de la familia solicitaron que se perite el celular y la notebook de Franco, que se le hagan distintas pruebas a la cuerda que rodeaba su cuello, se revisen las cámaras de los alrededores para ver cómo llegó Franco al lugar y una radiografía del cuerpo. 

“Queremos determinar si hubo forcejeos antes de su muerte, él tenía una lesión en la dentadura y hay que ver si presenta rotura de huesos pero lo tienen que hacer ya. Porque todavía lo tienen en la morgue a Franco y no pudimos darle un entierro”, expresó. 

Acompañado de lentitud, la justicia intentó cremar el cuerpo del joven desde un inicio cuando se lo encontró en la Reserva con un primer escenario de suicidio. Sin embargo, sus hermanos descartaron esta hipotesis y la justicia luego pudo entender que había muchas irregularidades para tratarse de un suicidio. 

En este sentido, Nicolas consideró que Franco “no tenía problemas”, “no era depresivo, ni sufría problemas emocionales graves”. “Nos hubiéramos dado cuenta si le pasaba algo. Pero hoy tenemos miedo de que quede impune porque ya pasó bastante tiempo, varios meses y no hay nada concreto”, agregó.

El 20 de agosto encontraron el cuerpo a raíz de un llamado anónimo que recibieron los bomberos y la familia fue notificada el día 21. Desde un inicio, señalaron que Franco no conocía la Reserva, que tenía planes de visitar a su hermana en Almirante Brown ese día y que no sabía hacer el tipo de nudo que tenía la soga.