Castellucci: “Todas las semanas hay un hecho de violencia en los boliches”

thumbnail martin c subirMartín Castellucci tenía 20 años cuando el 6 de diciembre de 2006 falleció tras cuatro días de agonía, luego de recibir una brutal golpiza por parte de un patovica en un boliche de Lanús. El hombre en cuestión, José Lienqueo Catalán, fue condenado 11 años y 9 meses de prisión en un juicio que se llevó adelante en 2009. Hoy, el padre de la víctima, Oscar, es el presidente de una asociación que lleva el nombre de su hijo, y que tiene como principal objetivo “trabajar contra la discriminación, contra la violencia y por los derechos de los jóvenes”.

En diálogo con Diarioconurbano.com Oscar manifestó que junto con su familia y amigos de Martín llevan adelante la Asociación Civil Martín Castellucci “por la memoria de Martín”. “A partir de comprender el hecho, se nos generó un compromiso de buscar una modificación en las condiciones que generaron el hecho” agregó Oscar, quien tiene como principal aspiración “una sociedad distinta, donde la vida tiene que tener más valor que el lucro”. Por otro lado, asumió un “compromiso familiar, para que otras familias no pasen por lo mismo”.

En este último sentido, Oscar indicó al portal que si bien “todas las semanas hay un hecho de violencia de golpes o discriminación en los boliches”, desde el Estado no hay una estadística oficial, lo que no permite abordar la problemática de la manera adecuada. Para el padre de Martín, “siguen existiendo víctimas pero tienen menos prensa, salvo que sea una víctima fatal”, y aseguró que los datos que se conocen en los medios son “una milésima parte” de lo que realmente ocurre.

“La violencia nocturna depende del diseño de políticas públicas” agregó, y manifestó que “con el cambio gubernamental”, tanto el 0800 destinado a las denuncias por hechos como el de Martín como el registro nacional y provincial de hechos, se han deteriorado. “Hoy, más allá el trabajo de la asociación, estamos en una etapa donde la ley y el registro se fue desestructurando” continuó Oscar, quien calificó como “grave” la situación. “En este último año no perdimos el rumbo, pero nos estamos replanteando la función” sentenció.

Martín tenía 20 años, y fue agredido el 3 de diciembre por José Lienqueo Catalán (un boxeador amateur que se desempeñaba como “portero”) en la entrada del boliche “La Casona”, ubicada en la calle 25 de Mayo, en Lanús Oeste. En el nombrado lugar bailable, Martín había reclamado por la discriminación de la que fue objeto un amigo, a quien se le impidió el ingreso por su apariencia física. Tres días después, Martín falleció como producto de los golpes recibidos en la cabeza.

Junto con Lienqueo Romano, luego de la muerte de Martín fue detenido Jorge Luis Romano – otro de los “porteros” de la discoteca – mientras huían en un remis con un bolso lleno de ropa. Si bien ambos estuvieron involucrados en el hecho, sólo el primero de ellos recibió la condena, ya que fue quien propinó el golpe mortal.

En cuanto a la causa, Oscar lamentó que no haya habido ninguna sentencia ni acusación contra los dueños del boliche, y calificó como “livianas” las condenas al resto del personal policial que se encontraba en el lugar de los hechos aquel día. En relación a la condena que recibió José Lienqueo Catalán, Oscar manifestó que “aspirábamos que la sociedad no corriera el riesgo que corre con una persona de ese tipo” en libertad, y enfocó su preocupación en la posibilidad de reinserción en

la sociedad. “No era una cuestión de tiempo” manifestó en relación a la condena, sino que tanto Oscar como su familia estaban interesados “en la posibilidad de reinserción, más allá del dolor que nos provoca”. “Hoy el Servicio Penitenciario es una especie de recipiente de gente, los tienen un tiempo y los devuelven peor que cuando ingresaron” aseguró Oscar, quien si bien no volvió a tomar contacto con la situación de José Lienqueo Catalán, supo que se le denegó en su momento salidas transitorias “porque no mostró arrepentimiento”.