Caso Bugatto: Se complica la situación del ex policía acusado

En la segunda jornada del juicio que se desarrolla en los Tribunales de Lomas de Zamora, declararon dos testigos presentados por David Benítez, el ex policía imputado por el homicidio de Lautaro Bugatto, ocurrido en Burzaco en 2012. Las graves contradicciones y olvidos terminaron debilitando la versión que intenta dar el acusado.

El ex policía David Benítez, acusado de matar al jugador de Banfield Lautaro Bugatto, quedó más complicado en la causa luego de que declararan su pareja y su hija en el marco del juicio oral y público por ese hecho, ocurrido en 2012, en Burzaco.

Andrea Cerda, pareja del acusado, dio distintas versiones a las que ya había dado sobre lo ocurrió luego los disparos que terminaron con la vida de Bugatto. La mujer afirmó desconocer cuestiones básicas relacionadas al trabajo de su pareja, situación que incomodó a los miembros del Tribunal Oral en lo Criminal 10 que lleva adelante el juicio oral y público.

En tanto, la hija del ex policía dijo que Lautaro Bugatto la había amenazado con un arma. No obstante, la falta de detalles y la incongruencia en la descripción del joven dejaron a las claras su mendacidad. A esto se le agregó una particular falta de memoria de detalles fundamentales para conocer cómo ocurrieron los hechos la madrugada del 6 de mayo de 2012.

La debilidad de estos testimonios – severamente cuestionados por el fiscal y la querella – dejaron en una mala posición al acusado, que no cuenta con otros testigos de peso para sostener su versión de los hechos.

En la segunda jornada también declararon testigos directos de la muerte de Lautaro Bugatto, amigos de la víctima. "No escuché la voz de alto. Tampoco que se haya identificado", señaló uno de esos testigos sobre la actitud del ex policía Benítez.

En tanto, otro de los testigos, recordó que apenas ocurrido el hecho el imputado lo amenazó de muerte.

Con este cuadro, la situación de Benítez se complicó. Por eso, aún se desconoce si los jueces harán lugar a la reconstrucción de los hechos, habida cuenta que los testimonios parece ser contundentes en torno a la responsabilidad del ex policía en los hechos.

Bugatto, un lateral izquierdo que estaba a préstamo en Tristán Suárez procedente del club Banfield, fue asesinado cerca de las 3 del 6 de mayo de 2012, en el cruce de avenida Monteverde y Pedro Goyena, de Burzaco, partido de Almirante Brown.

Benítez, que estaba franco de servicio y de civil, circulaba por allí a bordo de un Renault 12 junto a su esposa, mientras que delante del auto iban su hija menor de edad y su hermana en un ciclomotor.

Aparentemente, dos delincuentes armados quisieron robar el ciclomotor, por lo que el policía trató de evitarlo y efectuó siete disparos con su arma reglamentaria hacia los asaltantes.

Uno de estos balazos impactó en el cuerpo de Bugatto, quien estaba ubicado a unos 30 metros de distancia, en la puerta de su casa, junto a un hermano y dos amigos con los que iba a salir a bailar.

El futbolista recibió el tiro en la espalda, sus amigos lo cargaron en el auto y lo llevaron hasta la Clínica Burzaco, donde finalmente murió.