Caso Bugatto: el perito de Benítez insistió con la versión del tiroteo

El especialista presentado por la defensa del ex policía imputado volvió a sostener la existencia de un tiroteo en el marco del cual Lautaro Bugatto recibió un disparo que terminó con su vida. No obstante, el perito oficial descartó esa hipótesis y se inclinó por la responsabilidad única de Benítez en el hecho. De esta manera comenzó una nueva semana en el juicio oral que se lleva adelante en los Tribunales de Lomas.

En el comienzo de una nueva semana  en el juicio oral por el asesinato del jugador de Banfield Lautaro Bugatto, el perito oficial ratificó que sólo se registraron disparos del arma que llevaba el ex policía David Benítez, imputado del homicidio del joven. En tanto, el perito del acusado volvió a insistir sobre la versión de un supuesto enfrentamiento.

El juicio oral y público se desarrolla en los Tribunales de Lomas de Zamora y está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal 10 de Lomas de Zamora. El homicidio ocurrió en Burzaco, en 2012

El perito oficial ratificó la existencia una boca de fuego desde donde partieron los disparos. Esto correspondería con la responsabilidad del ex policía Benítez con el homicidio de Bugatto.

En tanto, el perito de parte, presentado por el imputado, trató de argumentar la existencia de un tiroteo. Esta versión está desmentida ya por otros testigos que declararon la semana pasada.

Por otra parte, trascendió que la reconstrucción del hecho finalmente se llevará adelante el próximo miércoles 27, por la noche, en Burzaco.

Bugatto, un lateral izquierdo que estaba a préstamo en Tristán Suárez procedente del club Banfield, fue asesinado cerca de las 3 del 6 de mayo de 2012, en el cruce de avenida Monteverde y Pedro Goyena, de Burzaco, partido de Almirante Brown.

Benítez, que estaba franco de servicio y de civil, circulaba por allí a bordo de un Renault 12 junto a su esposa, mientras que delante del auto iban su hija menor de edad y su hermana en un ciclomotor.

Aparentemente, dos delincuentes armados quisieron robar el ciclomotor, por lo que el policía trató de evitarlo y efectuó siete disparos con su arma reglamentaria hacia los asaltantes.

Uno de estos balazos impactó en el cuerpo de Bugatto, quien estaba ubicado a unos 30 metros de distancia, en la puerta de su casa, junto a un hermano y dos amigos con los que iba a salir a bailar.

El futbolista recibió el tiro en la espalda, sus amigos lo cargaron en el auto y lo llevaron hasta la Clínica Burzaco, donde finalmente murió.