Caso Bugatto: El ex policía acusado dijo que disparó para defenderse

David Benítez volvió a insistir en su versión al declarar en el juicio oral y público por el homicidio del futbolista de Banfield, ocurrido en 2012, en Burzaco. En su relato, el imputado sostuvo que fue víctima de un robo y agresión armada, aunque no existen pruebas claras de la existencia de un tiroteo. El miércoles próximo se escucharán los alegatos en los Tribunales de Lomas de Zamora.

En una endeble defensa el ex policía bonaerense que es juzgado por el crimen del jugador de Banfield, Lautaro Bugatto, ocurrido en Burzaco en 2012, aseguró  que disparó para defenderse de dos delincuentes que lo agredían con armas de fuego. El próximo miércoles serán los alegatos.
Se trata de David Ramón Benítez, quien está acusado del "homicidio simple" de Bugatto, de 20 años, pero argumentó que actuó en legítima defensa. 
Al declarar ante el Tribunal Oral en lo Criminal 10 de Lomas de Zamora, el efectivo dio su versión de lo ocurrido la madrugada del 6 de mayo de 2012.

Benítez, que estaba franco de servicio y de civil, circulaba a bordo de un Renault 12 junto a su esposa por el cruce de avenida Monteverde y Pedro Goyena, de Burzaco, partido de Almirante Brown, mientras que delante del auto iban su hija menor de edad y su hermana en un ciclomotor. 
Según el efectivo, dos delincuentes armados quisieron robar el ciclomotor y le empezaron a disparar, por lo que él se identificó como policía y efectuó varios disparos con su arma reglamentaria hacia los asaltantes. 
"Lo que hice fue preservar mi integridad física y la de mi familia. Si me volviera a pasar, haría lo mismo", afirmó el policía, quien sin dar su nombre trató de involucrar a Bugatto en el asalto, aseguró Lucio De la Rosa, abogado de la familia Bugatto.
Es que Benítez dijo que uno de los asaltantes se fue corriendo por la calle Pedro Goyena, lugar donde Lautaro cayó herido al recibir uno de los balazos, en momentos en que estaba en la puerta de su casa, junto a un hermano y dos amigos con los que iba a salir a bailar.

“Si bien más cauteloso que en su declaración indagatoria durante la instrucción, Benítez volvió a involucrar indirectamente a Lautaro en un supuesto enfrentamiento”, sostuvo De la Rosa.

El letrado afirmó que “no hay pruebas fácticas de que haya existido ese tiroteo del que habla el imputado”. En tanto, que cuestionó el argumento del “error por el nerviosismo” del ex policía. “El fiscal probó, durante este juicio, que Benítez había sido instructor de tiro y había pertenecido al Ejército. Es decir que sabía lo que hacía”, dijo el abogado, en diálogo con DiarioConurbano.com.

Además, De la Rosa recordó que en la reconstrucción de los hechos efectuada días atrás, el imputado “entró en contradicciones y no pudo recordar dónde estaba parado cuando efectuó los disparos”.
El futbolista Lautaro Bugatto recibió el tiro en la espalda, sus amigos lo cargaron en el auto y lo llevaron hasta la Clínica Burzaco, donde finalmente murió. 
Testigos coincidieron al declarar que el policía, que efectuó siete tiros, disparó "a mansalva", "en zig zag", y "sin interesarle si iba a matar a alguien", y lo acusaron de no asistir a Bugatto y de querer fugarse.
El policía negó esta versión que lo complicaría y aseguró que ayudó al chico al verlo herido.
El tribunal integrado por Daniel Manzini, Susana Silvestrini y José Ignacio Polizza pasó a un cuarto intermedio hasta el 3 de septiembre a las 9, cuando dará inicio a los alegatos del juicio. 
El fiscal Jorge Bettini Sansoni dijo al comienzo del debate que buscará probar que el hecho fue un "homicidio simple agravado por el uso de arma", en tanto que la defensa adelantó que "el resultado no fue querido".

Por su parte, la querella, encabezada por De la Rosa, analiza pedir una condena más dura que la que va a solicitar el fiscal en función de que encuadraría el hecho en una figura penal más gravosa.