Burzaco: Indignación vecinal por el retorno al barrio de un acusado de violación

Los vecinos del barrio Corimayo, en la localidad de Burzaco, manifestaron su malestar por la decisión judicial de otorgarle la prisión domiciliaria a Pedro Olmos, acusado de violar de una menor de 12 años, en 2019. El hombre volvió al barrio de Burzaco, a pocas cuadras de la casa de la víctima.

La defensa de Olmos, de 68 años, presentó un hábeas corpus alegando que sufre “hipertensión y osteoporosis” por lo que está dentro de la franja etaria que lo considera persona de riesgo y gracias a la firma el juez de la Cámara de Casación Penal bonaerense, Víctor Violini, consiguió la prisión domiciliaria.

Este lunes por la tarde, cuando la familia y algunos vecinos intentaban realizar un escrache al violador, tuvieron que dispersarse rápidamente porque un familiar del acusado salió armado a amenazar a los manifestantes.

“Cuando estaban los medios, la familia del sujeto salió con armas y anoche se estaba esperando un allanamiento. No sabía que había un violador en el barrio. El domicilio de este sujeto está a dos cuadras del Polideportivo Municipal de Almirante Brown. Estamos indignados, creo que nos tenemos que cuidar todas, porque esto es insostenible”, explicó Roxana, vecina del barrio, en contacto con DiarioConurbano.com

En tanto, Mónica González, quien integra “Pañuelos Amarillos”, la organización que asesora a víctimas de agresión sexual, afirmó: “Es lastimoso que se tenga que re victimizar a la victima que tiene que soportar las miradas, el qué dirán, con todo el dolor que implica eso. Ni hablar de aquellos que le echan la culpa a la madre que la abandonó cuando era chica, por eso, se hizo cargo el hermano. Aún así, este violador, no tiene derecho a cagarle la vida”.

Por otro lado, la mujer aseguró que el acusado “ya llevaba un abuso antes”. “Si bien, el violador, no puede salir porque tiene tobillera es peligroso, ya que, vive con su hija y tiene nietas. Lo peor es que vive al lado de la víctima”, señaló en contacto con el portal.

Cabe recordar que la medida fue realizada teniendo en cuenta las  recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización Mundial de la Salud, entre otros organismos internacionales, que indicaron que las cárceles deben dejar de estar superpobladas para prevenir el coronavirus.

En un principio, se había dicho que el beneficio de la prisión domiciliaria no incluía a condenados por delitos de lesa humanidad ni delitos graves, sólo delitos leves y excarcelables.

Mabel Cáceres