Budge: Ya tiene fecha de juicio el caso de Ariel Albornoz y la familia espera “la pena máxima”

A dos años del homicidio de Ariel Albornoz, un joven de 26 años asesinado en un intento de robo en Ingeniero Budge en 2017, comenzará el juicio el 18 de febrero del año próximo. En diálogo con DiarioConurbano.com, Gustavo Albornoz aseguró: “Yo espero que se haga justicia, mi expectativa es que le den lo máximo posible porque aunque no se recupera nada, no pueden estar libres”. 

Los imputados son Miguel Pedro Pascua y Matías Mansilla, quienes serán juzgados por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora por el delito de robo agravado comisión en poblado y en banda.

La familia de la víctima espera que le den prisión perpetua ya que “destrozaron una familia” y considera que hay pruebas suficientes contra los tres. 

“Se que hay muchas pruebas porque creo que se tiene que pelear por una perpetua, porque fue una alevosía. Mi hijo no quiso darle la moto y le tiraron para bajarlo”, apuntó el padre de Albornoz.

Con respecto al accionar judicial de la UFI 1 que estuvo a cargo de la investigación, Albornoz explicó que “desde el principio trabajaron muy bien” y que “actuaron rápido”. “Yo estoy conforme con lo realizado porque pensé que me iba a pasar como a todos que nunca se encuentra nada”, aseguró.

Según lo relatado, en el segundo día después del homicidio se hizo un allanamiento y detuvieron a uno de los acusados mientras que el segundo que estuvo prófugo, se entregó.

En este sentido, Albornoz sostuvo “hay testigos que son oculares y los vieron directamente”. “También hay cámaras que pudieron registrar el momento y los tomó en el mismo horario. Ellos declararon que fueron a esa zona a comprar droga pero fueron a robar”, relató. 

El homicidio sucedió el martes 26 de diciembre de 2017 cerca de las 20 horas, en el cruce de Iparraguirre y Sebastián Elcano, en Ingeniero Budge. La víctima, de 26 años, se trasladaba en una moto y se encontraba a unas siete cuadras de su casa. Sin embargo, el joven fue interceptado por dos jóvenes que se movilizaban en una moto y lo amenazaron para robarle.

Albornoz se resistió al robo de su moto, momento en que fue herido de al menos un disparo en la espalda. A pesar de estar grave, el muchacho alcanzó a desplazarse 30 metros, a desbloquear su teléfono celular y pedirle a un vecino de la zona que se comunicara con su padre para alertarlo sobre lo sucedido, aunque instantes después murió a raíz de las lesiones.