Budge: Policías complicaron la situación de los acusados del crimen de Sebastian Miranda

Policías testigos por el crimen de Mauro Sebastián Miranda declararon en la última audiencia del juicio oral y público sobre las detenciones realizadas en la causa del joven de 29 años asesinado en un enfrentamiento entre bandas que vendían paco en la zona del Campo Tongui, en Ingeniero Budge. Uno de los efectivos reconoció haber visto a los acusados en la zona mientras vendían estupefacientes.

En diálogo con DiarioConurbano.com, María, madre de Sebastián, sostuvo: “Cayó mi hijo pero podría haber caído cualquier persona, un niño o los vecinos. Eran conocidos por andar a los disparos, los detienen con una falta identidad”.

Un policía del Gabinete de Investigación de Homicidios contó el procedimiento para realizar los allanamientos y detenciones de Martín y Damián Sena, dos de los imputados. “En la causa estaba involucrado un vehículo fiat celeste y conocimos al dueño anterior que explicó que se lo había vendido a una familia de los Sena”, describió el efectivo.

Los imputados son los hermanos Damián, Emanuel, y Alberto Sena; además de Elisandro Fernández y Alejandro Sosa. Son juzgados por homicidio agravado en concurso real por haber sido premeditado con la participación de dos o más personas con el uso de arma de fuego.

En la misma línea, un efectivo policial de la DDI de Lomas de Zamora relató su participación en el operativo para dar con uno de los imputados. “La detención de Martín Sena, alias el Chili, se realizó en el Mercado Central y al imputado que tenía el apodo de “Marta”  se lo detuvo en carácter de urgencia”, afirmó.

“Va avanzando el juicio. El último Policía los comprometió, dijo que vendían droga en un pasillo y que los había visto. Ellos eran buscados por eso”, reveló la madre de la víctima.

Otro de los efectivos que prestó declaración durante la jornada, puntualizó sobre el apodo de uno de los hermanos Sena, que se lo nombraba en la zona como “El Chancho” a pesar de que él se había desligado de ese apodo.

Además, la mujer aseguró que “sólo buscan justicia”. “Nosotros no queremos castigarlos, queremos justicia porque me mataron a mi hijo. Ellos no fueron específicamente a matar a Sebastián por bronca o algún motivo especial. Sino que fueron a matar a su competencia y cayó mi hijo”, explicó la mujer.

El homicidio de Miranda ocurrió el 19 de marzo de 2017, alrededor de las 22, en las calles Saladillo y Cañuelas, en el Campo Tongui, en Ingeniero Budge cuando se acercó a la zona a comprar droga y recibió tres disparos en un enfrentamiento entre un grupo que custodiaba un búnker donde se comercializaban estupefacientes.