Banfield: Dos “niños bien” a juicio oral por abuso sexual

La causa por el abuso sexual que sufrieron dos menores de 15 años en una fiesta de cumpleaños de un joven que pertenecía a un tradicional colegio privado de Banfield fue elevada a  juicio oral. El hecho ocurrió en octubre del año pasado en esa localidad lomense.

La decisión fue adoptada por el juez de Garantías 2 del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de Lomas de Zamora, Mario Alessandrini.

Los acusados son dos jóvenes que hoy tienen 18 años pero cuando ocurrieron los hechos tenían 17. Por eso la causa – caratulada “abuso sexual agravado” – se encuentra en la justicia de Responsabilidad Penal Juvenil.

Fuentes judiciales señalaron a DiarioConurbano.com que el magistrado consideró que existen pruebas suficientes para que el caso sea debatido en juicio oral. Los abogados defensores de los acusados habían propuesto medidas alternativas para evitar esa instancia.

Una posibilidad que existe ahora es que la defensa de los imputados intente impugnar la decisión del juez ante la Cámara de Apelaciones de Lomas. De confirmarse en esa instancia la elevación, el juicio oral se llevaría a cabo el año próximo.

Los jóvenes que participaron de la agresión sexual pertenecían a un grupo de alumnos del Colegio Balmoral que se hacían llamar “La Gloriosa”. Otro detalle de la causa es que en la fiesta de cumpleaños donde se produjo el abuso estaba el hijo del diputado nacional Martín Insaurralde. El muchacho también tuvo que declarar en la fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil donde se instruyó el expediente.

El 16 de octubre de 2013 en un cumpleaños de un joven, por entonces alumno del tradicional Colegio Balmoral de Banfield, las dos víctimas fueron introducidas en una pieza de la vivienda y manoseadas por varios jóvenes. Estos se reían mientras cometían el abuso. Allí también había una chica que festejaba lo que estaba ocurriendo.

Los jóvenes que participaron del hecho pertenecían no solo al Balmoral sino también al grupo “La Gloriosa” compuesto mayormente por alumnos de esa institución y conocidos por sus prácticas violentas.

El hecho generó el repudio de alumnos de otros establecimientos educativos, de padres y docentes. Esto derivó en una masiva marcha por las calles de Banfield que terminó frente al Colegio Balmoral.