Avellaneda: Violó a su hija, ella intentó suicidarse y lo condenaron a 11 años

morgue

Tras ser hallado culpable por un jurado de ciudadanos, un hombre fue condenado a 11 años de prisión por abusar y violar a su hija de los 10 a los 15 años. El sujeto estaba separado de su esposa y se llevaba a la víctima los fines de semana, momento en que cometía los hechos. La niña tuvo tres intentos de suicidio.

El juicio por jurados se desarrolló en los Tribunales de Lomas de Zamora y fue coordinado por la jueza Lidia Moro, quien finalmente fijó la pena de 11 años de prisión.

De esta manera, se confirmó la acusación que estuvo a cargo de la fiscal Marcela Dimundo.

Según se determinó, el acusado, entre 2007 y 2012, se llevaba a la víctima y a sus dos hermanos los fines de semana, luego de la separación de su esposa. Los menores eran trasladados a la casa de la madre del hombre, ubicada en Avellaneda.

La víctima tenía por entonces 10 años y su padre comenzó a abusar de ella los fines de semana, cuando estaba a su cuidado. En 2009, la madre de la niña realizó una denuncia penal por estos hechos por la víctima continuó siendo enviada con el acusado dos días por semana.

Según fuentes judiciales, en 2012, el sujeto ató a su hija y la violó. La víctima, en su desesperación, pudo volcar su calvario en varias cartas que sirvieron como prueba para acreditar el delito.

La angustia provocada por los hechos vividos hizo que la menor tuviera tres intentos de suicidio.

La fiscalía también tuvo que hacer comparecer a todo el equipo psicológico forense de San Martín que asistió a la niña en sus intentos de suicidio. Como mecanismo de defensa ante semejante trauma, la niña relataba estos hechos en tercera persona, desapasionadamente, como si le hubieran sucedido a otro. En tanto, un perito calígrafo confirmó la veracidad de las cartas escritas por la niña.

En los alegatos del juicio por jurados, la fiscal Dimundo pidió que se declarara culpable al acusado por el delito de abuso sexual con acceso carnal, agravado por ser el padre, en el segundo caso, y en el primero por abuso sexual gravemente ultrajante por su duración en el tiempo y agravado por ser el padre.

Los jurados deliberaron y hallaron culpable de los delitos al hombre y unos días más tarde la jueza Moro le impuso la pena de 11 años de prisión.