Avanza una investigación por extorsiones que amenaza con terminar en Granados

La detención del director de la empresa Codecop y ex policía, Carlos Zeballos, acusado de integrar una banda dedicada a extorsionar a empresas de seguridad, con participación de ex funcionarios provinciales, amenaza con convertirse en una bomba política. El fiscal de Lomas de Zamora, Pablo Rossi, acusa a estaban de formar una “asociación ilícita” que, según los propios imputados, llegaba al ex ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados.

Zeballos se encontraba prófugo desde diciembre de 2018 y fue detenido en Mar del Plata. En esta causa ya fue detenido Fernando Amarilla, ex presidente del Concejo Deliberante de Ezeiza y ex director de Agencias de Seguridad durante la última gestión en Provincia de Alejandro Granados.

Según el fiscal Rossi, estas y otras personas integraban una asociación ilícita dedicada a extorsionar a empresarios del sector de la seguridad privada para facilitar el negocio de la empresa Codecop y exigirles dinero. Si no lo hacían, retrasaban los trámites de habilitación que las firmas tenían en el área que conducía Fernando Amarilla en el Ministerio de Seguridad provincial.

La justicia de Lomas de Zamora comenzó a intervenir este caso en 2014 cuando un empresario hizo la entrega de una extorsión en un bar de Temperley.

Fuentes judiciales indicaron que Fernando Amarilla, ex funcionario de primera línea del Ministerio de Seguridad, hizo una fuerte revelación en su declaración indagatoria: “Nada se hacía sin la firma de Granados”. De esta manera, involucró a su ex jefe y hombre fuerte del entonces gabinete de Daniel Scioli.

La lógica indica que, de avanzar en la misma línea la investigación, con la carátula de asociación ilícita, la imputación desemboque en el mismísimo Granados. De ser así, el ex intendente de Ezeiza debería presentarse frente al fiscal Rossi.

Otro dato se presenta como sugerente en la causa. Desde la defensa de los imputados hicieron trascender que el fiscal que interviene les ofreció acogerse a la figura del arrepentido, utilizada para llegar a estamentos más altos de una organización. De ser así, se fortalecería la hipótesis que ubica a Granados integrando este grupo y la intención de llegar a él con más testimonios.

Finalmente, trascendió que en las próximas horas, luego de estar internado por una descompensación durante su detención, Carlos Zeballos será alojado en una unidad penitenciaria provincial.