«Amarilla se confió porque siempre se manejó con toda la impunidad»

Tras la detención del ex comisario de la Policía Bonaerense, Héctor Amarilla, quien asesinó a Nicolás Vázquez en septiembre de 2013 en Lanús, la familia del joven espera que la causa avance y celebra que el ex policía esté tras las rejas.En diálogo con DiarioConurbano.com, Anahí Vazquez, hermana de la víctima, aseguró: “Se confió porque se manejó siempre con toda la impunidad que hay, no debe poder creer que lo encontramos. Parte de la Policía Bonaerense lo encubrió pero yo no se la voy a hacer fácil porque estoy tranquila de que hay pruebas suficientes contra él”.

Luego de un seguimiento de varios días, este domingo la Gendarmería Nacional detuvo a Amarilla en un domicilio en Rafael Calzada, ubicado en San Martín al 4500 y fue trasladado a una cárcel en Capital Federal. Si bien hoy se le tomó indagatoria, el acusado se negó a hablar.

Según la investigación, Amarilla se encontraba en Paraguay pero viajó hace diez días a Argentina porque parte de su familia se encuentra en el país y había nacido su nieto. Con respecto a los siguientes pasos desde la defensa de Amarilla, Vázquez aseveró: “Van a querer cambiar la carátula, van a ensuciar a mi hermano para reducir los años pero no creo que lo logren. Si no presentaron pruebas en su momento, ahora esta todo comprobado. ¿Para qué se fugó si era inocente?”. En el allanamiento al domicilio donde se lo encontró, se descubrió cuatro armas de fuego.

El ex Ccmisario hacía cinco años que tenía pedido de captura internacional y la familia tenía miedo de que “las fuerzas no respondieran como debían por el encubrimiento que tuvo él”. “Sabíamos que su hija estaba embarazada y pensamos que iba a viajar para acá. Teníamos tres direcciones posibles para ver si dábamos con él”, explicó la hermana de Nicolás.

Amarilla fue imputado por “homicidio doblemente agravado por alevosía y por su condición de funcionario público”. El 25 de septiembre de 2013 Nicolás había salido de un local de ropa deportiva, ubicado en la peatonal 9 de Julio y Oncativo en Lanús, y Amarilla comenzó a correrlo tras acusarlo de haber robado una remera. A las pocas cuadras, la víctima intentó mostrarle al efectivo que no había robado nada y el Policía le disparó en la nuca. Luego del asesinato, Amarilla se dio a la fuga y al parecer trabajó en una agencia de seguridad en Paraguay.

En este sentido, Vazquez afirmó que ahora “queda afrontar lo que quiera decir él” pero se encuentran seguros de que “va a llegar a juicio”.

“Se que tendría que haber caído hace cinco años atrás, ni siquiera tendría que haber llegado a fugarse pero con mi hermano se equivocó porque pensó que nadie iba a reclamar por él”, manifestó. Amarilla tuvo seis causas judiciales más por otros hechos y fue exonerado de la fuerza debido a que la familia de Nicolás denunció que figuraba como activo aún prófugo de la Justicia.